Centros de bronceado: ¡cuidado!

En la fachada de estos centros se puede ver a una chica perfectamente bronceada divirtiéndose en la playa; a sus pies, un eslogan que asocia sol y seducción, sol y buen humor... La oferta es tentadora pero no está exenta de riesgos.

Un bronceado que se paga caro

Un reciente estudio epidemiológico estadounidense ha demostrado que las personas que se exponen a las lámparas solares multiplican en un 1,5 el riesgo de desarrollar un carcinoma espinocelular (cáncer cutáneo raro pero grave) y en un 2,5 las posibilidades de desarrollar un carcinoma basocelular (el más corriente de los cánceres cutáneos, de evolución local y, por tanto, menos grave). Si la persona tiene menos de 20 años, estos riesgos aumentan todavía más. Estos coeficientes pasan, respectivamente, de 1,5 a 1,8  y de 2,5 a 3,6.
Estas conclusiones no han sorprendido a los científicos. Un estudio europeo anterior ya había señalado la interacción entre el uso de estas lámparas y la aparición de melanomas, el cáncer de piel más agresivo y mortal.

No subestimes los efectos nocivos de los UVA

A mediodía, en el mes de junio, el 98% de los rayos ultravioletas que penetran en la epidermis son UVA y el 2%,  UVB. ¿Y en el caso de las lámparas? Antes de su regularización en Europa, algunas sólo emitían UVB. "Algunos clientes pasaban directamente  del centro de bronceado al servicio de quemados del hospital”, nos cuenta el Dr. Cesarini, encargado de investigaciones del Instituto francés de la sanidad y la investigación médica (Inserm) y consultor en dermatología de la Fondation Rothschild. Los UVB son responsables de los primeros golpes de sol: además de las quemaduras, producen numerosos cánceres de piel. Al penetrar en la parte superficial de la epidermis, los UVB hacen que produzcamos más radicales libres que modifican las células y alteran incluso la cadena de fabricación (ADN); esas disfunciones celulares causan el cáncer.
Hoy en día, la legislación europea impone que la proporción de los UV emitidos por las lámparas sea idéntica a la producida por este famoso sol del mes de junio. “Desde que la tasa de UVB se redujo a un 2%, las quemaduras son más escasas", destaca el Dr. Cesarini. Es necesaria una dosis de UVA 700 veces más grande que de UVB para destruir una misma proporción de células. Por el contrario, el número de casos de cáncer de piel no disminuye. Se detectan  90 000 nuevos casos de cáncer de piel al año y esta cifra se duplica cada 10 años.

¡Los UV “buenos” no existen!

Poco a poco, el objetivo de los investigadores se ha dirigido hacia los UVA. Aunque favorecen el envejecimiento, durante mucho tiempo se pensaba que eran inofensivos para la piel, incluso se les llamaba " UV bronceadores buenos". Gracias a los trabajos realizados en 1962 por el equipo de investigadores del  Dr. Alain Sarasin (Centro francés de la investigación científica, CNRS), hoy sabemos que los UVA provocan una tasa de mutación en el material genético igual o superior que los UVB. Por tanto, son tan responsables de los cánceres como los UVB.
Desgraciadamente, "los UVA no incorporan una alarma como la de los golpes de sol en el caso de los UVB", señala el Dr. Cesarini. No aparecerán quemaduras que nos avisen del daño. Cada uno deberá actuar bajo su responsabilidad, teniendo en cuenta que los UVA representan el 98% de los rayos emitidos por las lámparas debronceado. Lo mismo ocurre con el sol ya que las cremas solares a menudo sólo filtran los UVB.
A. Padioleau

Otros contenidos del dosier: Bronceado sin sol

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test