El sol: ideas preconcebidas y consejos prácticos

Antes de empezar a hablar sobre los distintos tipos de piel y las cremas que las protegen, daremos algunas nociones de astroclimatología. El índice UV, promovido por la Organización Mundial de la Salud, permite cuantificar la intensidad de los rayos ultravioleta solares y el riesgo que representan para la salud. De hecho, es difícil para un principiante materializar la intensidad y las variaciones de un rayo que no es visible a simple vista y que no procura ninguna sensación de calor. Sólo los infrarrojos "calientan" la piel. Las variaciones del índice están vinculadas a la posición solar en el cielo porque la capa protectora de ozono, atravesada por los rayos UVA, es más o menos gruesa según la hora del día. Por tanto, los expertos recomiendan de manera unánime no exponerse al sol entre las 12h y las 16h, es decir, cuando la sombra reflejada en la arena sea inferior a nuestra estatura.

No te dejes engañar por el calor

El mes de agosto no es el más peligroso. Las primeras exposiciones, las primaverales, pueden ser igual de peligrosas porque el nivel de rayos UVA es idéntico en mayo y en agosto. Además, las nubes bajas y oscuras absorben casi la totalidad de rayos UVA, pero las nubes altas reducen la intensidad de la luz pero no la de los rayos UVA. Otros factores "perturbadores" son la altitud (el índice de rayos UVA aumenta un 10 % por cada 1.000 m) o el reflejo: la espuma de la estela de un barco duplica la cantidad de rayos UVA recibida y las velas o un puente barnizado la aumentan todavía más.

 El índice UV, difundido diariamente por la Agencia Estatal de Meteorología suele oscilar entre el 1-2 (nivel verde) y el 11 o superiores (nivel violeta). En España los índice 9 y 10 son comunes en la región mediterránea.

En función del índice de rayos UVA y, evidentemente, del tipo de piel (o fototipo), se recomienda un tipo de protección u otra. Efectivamente, existe una relación entre las quemaduras solares, sobre todo, las sufridas en la infancia y el riesgo de melanoma.

El efecto perverso de las protecciones solares.

Protección no es sinónimo de crema solar. Paradójicamente, aunque éstas estén aconsejadas para prevenir el cáncer de piel, podrían aumentar el riesgo de melanoma. Sin duda alguna, es porque las personas que las aplican, normalmente las más vulnerables, se creen autorizadas a prolongar la exposición, aniquilando la protección que ofrece el producto. Para evitar dar la voz de alarma, utiliza cremas solares y renueva su aplicación cada 2 horas. La única protección real es la que aportan las prendas y un sombrero de visera grande. Para los bebés, en todo caso, es la única aprobada.

Dr Brigitte Blond

Otros contenidos del dosier: Preparar la exposición solar

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test