¿Cómo preparar la piel para el sol de forma natural?

Atención: en caso de exposición al sol, se recomienda proteger la piel con una crema solar de factor adecuado, repetir la aplicación regularmente, especialmente después de cada baño, y evitar tomar el sol a las horas más calurosas del día.

El betacaroteno

Para preparar la piel para el sol, es indispensable consumir alimentos ricos en betacaroteno tales como las zanahorias crudas (mejor que cocidas), el melón, el brócoli, las espinacas, el diente de león, el perejil, el cilantro, los albaricoques secos, los canónigos, el mango, la lechuga y los tomates (ricos en licopeno).

El betacaroteno que contienen las frutas y verduras es transformado en retinol (forma activa de la vitamina A) por la mucosa del intestino durante la digestión. La vitamina A es entonces transportada a las células y permite la síntesis de la melanina que es la responsable de la pigmentación de la piel. Por ello es necesario prepararse con algunas semanas de antelación.

¡Las frutas y verduras amarillas, naranjas, rojas y verdes te esperan!

La bija o achiote

Es un excelente acelerador del bronceado. Utilizado por los indios del Amazonas como protector de la piel, el achiote es una semilla antioxidante cien veces más rica en betacaroteno que la zanahoria. También  contiene zinc, cobre y selenio que actúan contra el envejecimiento de la piel a la vez que estimulan la producción de colágeno y elastina que la vuelven flexible. Estos oligoelementos ayudan también a que las células de la piel se renueven.

Mezcla 100 ml de aceite de albaricoque con 10 gramos de achiote en polvo.

Aplícalo sobre la piel a preparar para el sol o como aceite after-sun para prolongar el bronceado.

No tiene ninguna contraindicación.

Los brotes de casis

En gemoterapia, la utilización de brotes de casis antes de tomar el sol es muy eficaz para disminuir o suprimir las reacciones alérgicas. Los brotes de casis tienen una acción antihistamínica e antiinflamatoria.

Toma 7 gotas de macerado de glicerina por la mañana y por la tarde antes de las 17:00 mezcladas con un una cucharilla de agua mineral. Salivar bien antes de tragar. Haz la toma durante 3 semanas antes de exponerte al sol.

Por supuesto, los brotes son aún más eficaces si se elimina de la alimentación determinados alérgenos o intolerancias y si se consumen alimentos ricos en vitaminas A y E y en betacaroteno.

No existe ninguna contraindicación para mujeres embarazadas. Para los niños, diluye 3 gotas en medio vaso de agua por la mañana durante las 3 semanas.

Llenar la nevera de antioxidantes

El sol acelera el envejecimiento de la piel y la deshidrata. Para evitarlo, consume alimentos ricos en antioxidantes (vitaminas A, C, E y selenio): uvas, camu-camu, aceite de germen de trigo, manzanas, moras, naranjas, calabaza, almendras, té verde, brócoli, zanahorias… Y esto durante todo el año.

El Omega 3

El Omega 3 protege la piel de los rayos solares que tienen un efecto destructor sobre el colágeno. Evita la formación de arrugas y la deshidratación protegiendo la lubricación natural de la piel.

Los aceites ricos en Omega 3 son los aceites de linaza, de colza, de camelina y de perilla. Es suficiente con incorporar a su dieta una cucharadita pequeña al día de uno de estos aceites. El Omega 3 está presente en los pescados salvajes y también se puede adquirir en forma de cápsulas. Si se opta por ellas, toma dos cápsulas antes de cada comida durante un mes antes de la exposición al sol y hasta el final de esta.

No existe ninguna contraindicación para las mujeres embarazadas. Reduce a la mitad la posología diaria para los niños.

Una buena exfoliación

Para favorecer un broceado uniforme, se aconseja realizar previamente una exfoliación para eliminar la piel muerta.

  • Exfoliación casera con sal: mezcla en un bol 3 o 4 cucharadas soperas de sal fina y dos cucharaditas pequeñas de aceite de oliva. Aplícalo sobre la piel y masajea en círculos con la palma de la mano abierta, después aclara con agua.
  • Exfoliación con arcilla: mezcla 3 cucharadas soperas de sal marina, otra cucharada de arcilla verde y una cucharadita pequeña de aceite de oliva. Añade 5 gotas de aceite esencial de pomelo. Frótalo en círculos sobre la piel y aclara con agua.

Realiza la exfoliación no más de vez por semana para no eliminar la película de grasa protectora de la piel.

No existe ninguna contraindicación para mujeres embarazadas, pero no se aconseja para niños antes de la pubertad.

La homeopatía

La homeopatía puede prevenir las alergias solares. Puedes tomar 5 gránulos de Muriaticum acidum 7 CH, 15 días antes de las vacaciones y durante toda la exposición al sol.

También puedes tomar una dosis semanal de Histaminun de 9 a 15 CH si eres propenso a la urticaria.

El Nantrum muriaticum 9 o 15 CH es el remedio más utilizado en caso de alergias. Una dosis semanal durante el tiempo de exposición es suficiente.

No existe ninguna contraindicación para mujeres embarazadas ni para niños.

Macerado de zanahoria y aceite esencial de flor de cananga

El macerado de zanahoria es rico en betacaroteno y vitaminas. Los componentes de la zanahoria favorecen la melanogénesis de la piel y la refuerzan frente a los rayos UV. Puedes usarlo en lugar de una crema hidratant o como un sérum de cuidado diario. Por su parte, el aceite esencial de flor de cananga ayuda a la piel a crear el bronceado en el momento de la exposición al sol.

Mezcla dos gotas de aceite esencial de flor de cananga con una cucharada sopera de macerado de zanahoria. Aplícalo con suavidad por todo el cuerpo dos horas antes de tomar el sol.

No te apliques aceite esencial sobre la piel si estás embarazada, en período de lactancia ni tampoco a los niños.

Cuidar el hígado para un buen broceado

La buena pigmentación de la piel está favorecida por una buena salud del hígado. Las alergias y un bronceado desigual se encuentran normalmente relacionados con problemas hepáticos. Para favorecer el buen funcionamiento del hígado, se aconseja una terapia con ampollas de rábano negro o de alcachofa: una ampolla en ayunas por la mañana con un poco de zumo de limón durante 3 semanas.

No hay contraindicaciones para las mujeres embarazadas, pero no se debe aplicar a los niños.

La vitamina C natural

La vitamina C es una buena preparadora para la piel antes del bronceado y reparadora de los efectos del sol. Favorece la cicatrización de la piel, retrasa las quemaduras solares y estimula la producción de colágeno contra el envejecimiento celular.

Las mejores fuentes de vitamina C son el camu camu, la acerola, el espino amarillo, el limón, el casis, el perejil, el pimentón, la col, el kiwi, el pimiento y la fresa. ¡Incorpóralos a tu menú durante toda la primera y el verano!

S. Catalan-Massé

Fuente: entrevista a Thierry Morfin, naturópata (abril, 2017).

Otros contenidos del dosier: Preparar la exposición solar

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test