Lucitis estival: más vale prevenir...

¿Sabes qué es la erupción de pequeños granos que causan molestos picores a partir de la primera exposición al sol? Esta alergia, muy conocida por los dermatólogos, tiene fama de arruinar las vacaciones de los amantes del ocio y el bronceado veraniego. Este año, toma medidas de prevención sencillas y eficaces. Porque, está decidido, este verano, ¡a ti no te pilla!

Lucitis, ¿de qué se trata?

La lucitis estival benigna afecta al 10 % de la población adulta. Su desarrollo es simple: en el 80 % de los casos no afecta al rostro; suele localizarse en el escote, los hombros, los brazos, las piernas y, en ocasiones, los empeines; y se manifiesta a partir del segundo día de exposición solar intensa o prolongada del año. Se caracteriza por una erupción de granitos rojos algo prominentes, parecidos a la urticaria, o de ampollitas que producen un picor intenso, en ambos casos, molestos y poco estéticos.

La lucitis estival afecta especialmente a las mujeres (en el 90 % de los casos) y suele aparecer entre los 15 y los 25 años.

¿Quién es el responsable?

¡Sin duda alguna, el sol la ha tomado con la piel! Una vez más, él es el gran responsable, en particular, los rayos UVA. Por ello, puede aparecer después de tomar sesiones de rayos UVA (UVA artificiales) y no suele afectar al rostro, que está expuesto al sol con más frecuencia.

La mayoría de las lucitis estivales benignas remiten naturalmente en 5 o 15 días, siempre y cuando haya cesado la exposición al sol.

¡Ojo! La lucitis reaparece de forma ineluctable los años posteriores y, además, suele agravarse con el tiempo. Puede presentarse durante una exposición moderada, extendiéndose a otras zonas del cuerpo, pero también por una erupción precoz, al practicar deportes de invierno o durante un simple fin de semana soleado.

Una única solución: ¡la prevención!

Es la auténtica plaga de las vacaciones, los especialistas han señalado que el número de casos ha aumentado de manera significativa: «No se ha podido identificar un agente fotosensibilizante para esta alergia de temporada, a diferencia de la hipersensibilidad cutánea, causada por un agente denominado fotosensibilizante, como pueden ser ciertos medicamentos, cosméticos y perfumes», explica el doctor Michel Jeanmougin, dermatólogo del hospital Saint-Louis y especialista en lucitis estival.

Sin olvidar que el mal uso del protector solar, o directamente la no aplicación del mismo, tiene gran incidencia en el aumento de casos: «Desde de la llegada de los protectores pantalla total, nos exponemos más tiempo al sol y no tenemos miedo. Sin embargo, las cremas solares con factor de protección 50 filtran a la perfección los UVB responsables de las quemaduras solares, pero sólo en parte los UVA», añade el doctor.

¿Con qué soluciones contamos?

Por supuesto, ir vestido o evitar exponerse al sol sigue siendo la mejor protección, aunque no sea la opción preferida por los veraneantes.

La prevención requiere exponerse al sol de forma progresiva y aplicar, aun cuando esté nublado, un protector solar con factor de protección solar elevado y de amplio espectro, que protege contra los rayos solares UVB y UVA. «Hoy en día, bajo prescripción médica, podemos acceder a nuevos filtros UVA, que reducen las alergias al sol en un 60 %», asegura el doctor Jeanmougin. Asimismo, lo ideal es exponerse al sol de forma progresiva (20 o 30 minutos el primer día); evitar la exposición solar entre las 12 y las 16, cuando los rayos solares son más intensos; y repetir la aplicación del protector cada 2 horas.

Otra solución es la de combinar estas medidas con la administración de un tratamiento preventivo, que hay que empezar a tomar 2 semanas antes de la primera exposición al sol. Si no funciona, el dermatólogo prescribirá un tratamiento a base de antipalúdicos de síntesis. Y si, aun así, no mejoramos, habrá que optar por la PUVAterapia. «Es una fototerapia que consiste en la exposición a rayos UVA en cabina. Dos horas después de la toma de un medicamento fotosensibilizante, se emiten en el paciente dosis bajas de rayos UVA», explica el doctor Jeanmougin. Se requieren unas 15 sesiones, de 2 a 3 veces por semana. En algunos casos, la sanidad pública financia las sesiones de PUVAterapia.

En términos generales, aunque, en lo que respecta a la prevención, es primordial aplicar un buen protector solar, la mejor arma contra el sol y sus peligros sigue siendo la prudencia. ¡Felices vacaciones!

E. Lefèvre

Otros contenidos del dosier: Protege tu piel

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test