Cuidado con el pecho y el escote al sol: prevención y tratamientos

“Creo que disfrutar del sol, la familia, los amigos y el deporte es compatible con mantener una piel sana”. Con esta declaración de intenciones se presenta Juan Sopena, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital MD Anderson Cáncer Center de Madrid y director del Instituto Madrileño de Dermatología y Estética.
El prestigioso dermatólogo, también conocido como el dr. Antiaging del Canal Decasa, cree que con prudencia y moderación en esta vida se puede hacer casi de todo: “la vida sin sol es triste y oscura, por lo que no soy de los dermatólogos que prohíben radicalmente cualquier tipo de exposición solar, ni siquiera a las personas que han padecido un cáncer de piel, aunque sí deben tomar mayores precauciones”.

Tomar el sol a bajas dosis y de un modo progresivo

Las zonas del pecho y el escote permanecen cubiertas gran parte del año por lo que muestran un tono de piel más claro y propenso a la quemadura solar.
Por eso es importante empezar a tomar el sol de forma progresiva y en bajas dosis hasta que se obtenga una ligera pigmentación: “el bronceado”, explica Sopena, “actúa de barrera protectora evitando la penetración de la radiación solar en las capas más profundas de la piel donde puede causar mayores daños”.

El sol, principal causa de lesiones cutáneas pre-malignas

Al ser más vulnerables, pecho y escote también son zonas más expuestas a la aparición de lesiones pre-malignas (queratosis actínicas) y al cáncer de piel. De un modo tan claro como realista, el jefe del Servicio de Dermatología del Hospital MD Anderson Cancer Center de Madrid advierte: “existen 2 tipos de cáncer cutáneo, uno denominado melanoma que se relaciona más con las quemaduras solares, especialmente en la infancia; y otro denominado epitelioma, causado por la exposición solar crónica acumulada durante años”.
Desde el punto de vista estético, el exceso de sol también influye en la aparición de manchas cutáneas y la atrofia y adelgazamiento del colágeno y grosor de la piel, con la consiguiente formación de arrugas.
La prevención es básica, insiste Sopena, y similar a la que ha de tenerse con otras partes del cuerpo: “hay que usar cremas fotoprotectoras de factor al menos 30, que deben aplicarse 20 minutos antes de la exposición y repitiendo cada 3 o 4 horas, evitar el sol en las horas centrales del día, hidratar la piel a diario y proteger la zona con ropa en caso de exposiciones prolongadas”.

Tratamientos contra las manchas solares y otras lesiones cutáneas

Hoy en día existen numerosos tratamientos que “combinados, pueden revertir o mitigar los daños producidos por el sol”, señala el dermatólogo.
Los más importantes son “la terapia fotodinámica, capaz de tratar las lesiones pre-malignas y algunos tipos de cáncer de piel incluso sin cirugía y con muy buenos resultados estéticos; los láseres de última generación para para el tratamiento de las manchas solares y las venitas y rojeces de la zona; las infiltraciones de ácido hialurónico en forma de mesoterapia o el nuevo ‘Dermaroller’ para mejorar las arrugas finas del escote o la radiofrecuencia que mejora la firmeza de la piel y es capaz de reafirmar los senos en casos seleccionados”.

Ácido hialurónico, despigmentantes y cremas con vitaminas A y C

Siempre es recomendable una evaluación individual de cada paciente, pero a rasgos generales los principios activos que el director del Instituto Madrileño de Dermatología y Estética aconseja para cuidar la piel del escote y el pecho son “productos con ácido hialurónico para mejorar la hidratación, cremas de fotoprotección solar y despigmentantes con hidroquinona en caso de manchas solares, sérum de Vitamina C para mejorar la luminosidad y cremas con derivados de la vitamina A como el Retinol (Tretinoina), cuya eficacia en la prevención de las lesiones pre-malignas así como en la mejoría de las arrugas, firmeza y textura de la piel ha sido ampliamente demostrada por estudios clínicos de calidad publicados en las mejores revistas médicas internacionales”.

Una dieta rica en zanahorias, tomates y fruta

Cuando vayas a tomar el sol, tu cuerpo y en especial, tu pecho y escote agradecerán el consumo de zanahorias y tomates, ricos en carotenos y licopeno; y mucha fruta, porque además de hidratar aporta vitaminas antioxidantes.
Si quieres saber qué días NO debes exponerte a la radiación solar, consulta los índices de radiación ultravioleta en la Agencia Estatal de Meteorología. ¡Disfruta del sol y cuida tu cuerpo!

Otros contenidos del dosier: Protege tu piel

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test