Tanorexia, obsesión por el bronceado

El doctor Hugo Vázquez Veiga, especialista en dermatología médico-quirúrgica y venereología, responde a las principales cuestiones sobre un trastorno más común en las mujeres y de gravísimas consecuencia para la salud.

¿Qué es la tanorexia u obsesión por el bronceado?

"Es un trastorno adictivo por el cual una persona tiene la necesidad obsesiva de lucir una piel extremadamente bronceada –algo que, a su juicio, nunca consigue–,  exponiéndose tanto a la luz solar como a la de las cabinas de rayos UVA (luz ultravioleta A)".

¿Qué síntomas presentan las personas “tanoréxicas”?

"Un deseo compulsivo de broncearse y de no perder el tono conseguido; a menudo compiten con las personas de su entorno por el moreno más intenso. En ocasiones, también muestran pérdida de apetito y depresión", explica el Dr. Vázquez Veiga.

¿De dónde procede el término?

"El término tanorexia procede de la palabra inglesa tanned, que significa moreno o bronceado. La palabra no está reconocida por la literatura médica, sino que su uso es fundamentalmente periodístico. En 2005, Warthan, Uchida y Wagner, investigadores del Medical Branch de Galveston –perteneciente a la Universidad de Texas–, publicaron en The Archives of Dermatology un trabajo en el que calificaban al bronceado por luz ultravioleta de “trastorno de la conducta”, similar al alcoholismo, el tabaquismo u otras toxicomanías".

¿Por qué se produce este tipo de obsesión?

"La persona que sufre tanorexia sólo se encuentra a gusto con su aspecto físico cuando está extremadamente morena, pero su deseo de bronceado es tan extremo que nunca queda satisfecho. Esta alteración se puede enmarcar dentro de las dismorfofobias o síndromes de distorsión de la imagen corporal. De manera que, como una persona anoréxica, que siempre se ve gorda, un tanoréxico, por muy moreno que esté, siempre se verá pálido".

¿Quiénes son los principales afectados por la tanorexia?

"Las mujeres jóvenes con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años", advierte el doctor.

La persona tanoréxica parece “enganchada” al sol. ¿Es posible ser adicto a los rayos UVA?

"Se ha demostrado que la exposición intensa a la luz ultravioleta, solar o artificial, provoca la liberación de endorfinas (sustancias opiáceas producidas por el organismo) y, por tanto, un estado de adicción".

¿Cómo se comporta la persona cuando no puede tomar sol?

"Como lo que busca es el moreno, y no el sol, recurre a los centros de rayos UVA, saltándose, a veces, los escasos métodos de control de estos establecimientos. Puede, por ejemplo, cambiar de salón o empresa, para que no se le controle el número de sesiones y poder someterse a tres o cuatro al día".

Las consecuencias de este comportamiento han de ser muchas: cáncer, envejecimiento cutáneo…

"¡Como poco! Dentro de los cánceres de piel, la persona presenta un riesgo mucho mayor de padecer un carcinoma basocelular, un carcinoma espinocelular o un melanoma, en ocasiones mortales. El fotoenvejecimiento cutáneo abarca la aparición de manchas oscuras –lentigos solares–, manchas blancas –hipomelanosis punctata– y arrugas prematuras; además, implica una pérdida de la elasticidad de la piel, con la consiguiente “flacidez” cutánea".

¿Cómo se trata a un paciente tanoréxico?

"No suelen acudir voluntariamente al dermatólogo y, cuando lo hacen, suelen hacerlo forzados por el entorno familiar. En la consulta se les advierte de los riesgos a los que se exponen si continúan con los mismos hábitos. En general, no son capaces de asumir ni asimilar los peligros que corren. Por ello, solemos pedir o sugerir la colaboración de psiquiatras y psicólogos, aunque unos y otros tenemos, desgraciadamente, poco éxito".

¿Qué les recomendaría a las personas que, a pesar de conocer los riesgos de los rayos UVA, quieren broncearse? ¿Cómo mitigar los daños en la piel?

"Les diría que pensasen en utilizar productos autobronceadores y en broncearse sin sol ni luz ultravioleta. Pero sobre todo les recordaría que tenemos una sola piel para enseñar, tocar, recibir y transmitir sensaciones y que, por ello, ha de durar toda la vida", termina el especialista.

Para más información: Asociación Española de Dermatología y Venereología

* El Dr. Hugo Vázquez Veiga es jefe de sección del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela y Secretario General de la Academia Española de Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología.

Otros contenidos del dosier: Protege tu piel

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test