La ultracavitación. Modelar sin cortar

Como todo tratamiento médico, la ultracavitación también tiene pros y contras. Para obtener el máximo provecho de los primeros y minimizar los segundos es fundamental ponerse en manos de un médico cualificado y seguir al pie de la letra los cuidados previos y posteriores a los tratamientos. La doctora argentina Ana Demarco, especialista en Dermatología, habló con Doctissimo y explicó todos los secretos de un tratamiento que cumple lo que promete.

¿Qué es la ultracavitación?

La ultracavitación es un fenómeno físico caracterizado por una banda de frecuencias de ultrasonido. Se trata de ondas de presión que se encuentran por encima del rango audible, es decir,  por encima de los 20 Khz. La cavitación emplea frecuencias bajas de ultrasonido de 40 Khz, con una  penetración media de unos cuatro centímetros. Además de depender de la frecuencia, la penetración de las ondas ultrasónicas depende también de la potencia; a mayor potencia, mayor penetración y mayor capacidad de daño.

¿Cómo es el proceso de destrucción de las células grasas o adipocitos?

En la ultracavitación se combinan dos  fenómenos que favorecen la eficacia del tratamiento. Uno es el de la transmisión de energía a las células grasas, que contienen mucha agua. Cuando se las somete a una frecuencia de rango de 40Khz, éstas no sólo absorben la energía sino que también la almacenan, con lo cual van aumentando de volumen hasta que finalmente estallan. Esta energía no es absorbida por otro tipo de tejidos más elásticos, como los músculos y los vasos sanguíneos, y por lo tanto no se ven afectados. El otro fenómeno es la aparición de micro-burbujas entre los adipocitos, las cuales al facilitar la propagación del sonido aceleran su destrucción. Al igual que en el caso de la energía, los tejidos adyacentes no resultan afectados.

¿Para qué se recomienda?

Para la adiposidad localizada y la celulitis. En el primer caso se emplea para modelar determinadas zonas del cuerpo, como por ejemplo, las ´´cartucheras´´, el abdomen central y lateral, los glúteos, las piernas y los brazos.

¿Hay aparatos de ultracavitación médica y cosmetológica?

Sí, hay diferentes tipos de aparatos, con diferente potencia y penetración. Los cosmetológicos son menos potentes y por ende, dan menores o nulos resultados.

¿Hay contraindicaciones médicas para la ultracavitación?

Nunca hay que trabajar sobre órganos vitales como los ojos, oídos, ovarios y testículos. Las mujeres embarazadas tampoco deben someterse a este tratamiento ni a ningún tipo de tratamiento con aparatos que destruyan tejidos, por el riesgo que supone para el crecimiento del feto. Los niños tampoco pueden recibir ultracavitación porque están en la etapa de crecimiento óseo. Otras contraindicaciones son tumores, deficiencias renales y hepáticas, llevar marcapasos, sufrir de tromboflebitis, presentar lesiones dermatológicas en la zona que se va a tratar o sufrir de trastornos de la audición, particularmente si existen cirugías previas en el oído o hay algún implante, ya que el aparato ocasionará zumbidos. También están las contraindicaciones relativas, que dependerán del área que se vaya a tratar.

¿Por ejemplo?

Si la paciente tiene un dispositivo intrauterino, en esa área se reducirá la potencia. También hay que tener en cuenta si el paciente sufre de ciertas enfermedades, como diabetes, y si se encuentra estabilizado en el momento de recibir el tratamiento. El médico determinará caso por caso cuándo se puede y cuándo no se puede aplicar el tratamiento.

La ultracavitación, ¿se puede utilizar en la cara? Por ejemplo, ¿para reducir el doble mentón?

No, no se recomienda utilizarla en la cara por la cantidad de órganos vitales que se encuentran en ella, como los ojos, o las glándulas en el cuello.

¿Qué reacciones o sensaciones puede tener el paciente durante el tratamiento?

Enrojecimiento en la zona tratada; edema, picazón o dolor que duran como máximo 24 horas, o reacciones alérgicas por los geles que se utilizan. La paciente puede oír un silbido durante la sesión.

¿Cuáles son los cuidados que se recomiendan antes y después de cada sesión?

Seguir una dieta hipocalórica, hacer actividad física y beber mucha agua: dos litros el día anterior, dos el mismo día y dos el día después. También se recomienda hacer drenaje linfático inmediatamente después de cada sesión. Éste puede hacerse con las botas neumáticas o manualmente. Otro cuidado es evitar el sol el día del tratamiento, ya que pueden aparecer manchas en la zona trabajada.

¿Qué controles hace el médico antes de empezar?

El médico debe realizar una buena historia clínica del paciente y solicitar estudios de sangre y un electrocardiograma si lo considera necesario. Hay que pesar al paciente y medir la circunferencia del área a tratar para evaluar luego los resultados.

¿Cuál es la frecuencia de los tratamientos?

Las sesiones se pueden realizar cada ocho días, que es lo ideal, o cada 15. Esto lo determinará el médico que realice la ultracavitación.

¿Es posible combinar diferentes tratamientos para optimizar el efecto modelador o anticelulítico de la ultracavitación?

Sí, se puede complementar con mesoterapia y radiofrecuencia, aplicadas inmediatamente después de cada sesión. Personalmente, prefiero no combinar los tratamientos complementarios: si hago mesoterapia no aplico la radiofrecuencia y viceversa.

¿Qué es la mesoterapia y para qué sirve?

La mesoterapia es una inyección intradérmica de distintos medicamentos para favorecer la lipólisis, es decir, la destrucción de los adipocitos.

¿Por qué vías elimina la grasa el organismo?

contenido de los adipocitos pasa del estado solido al líquido y se evacúa por vías linfáticas y venosas. El organismo, finalmente, lo excreta por la orina y el sudor.

¿Por qué se recomienda el drenaje linfático al final de cada sesión de ultracavitación?

Precisamente para favorecer y acelerar la eliminación de las células grasas destruidas.

Si se hacen dos o tres sesiones seguidas, se interrumpe por dos meses y se vuelve a continuar, ¿se mantiene el resultado obtenido en las sesiones previas?

No. Cuando se comienza el tratamiento se debe mantener una continuidad semanal o quincenal hasta conseguir el resultado deseado.

¿Cuál es el número promedio de sesiones necesarias para notar una diferencia?

En general, se recomienda un mínimo de ocho sesiones. Hay que esperar a la tercera para notar algo, aunque algunas veces con un solo tratamiento ya se puede observar una leve depresión en el área trabajada. Es imposible decir el número total de sesiones necesarias porque éste dependerá del tipo de aparato de cavitación, la experiencia del médico, la patología y la zona del cuerpo a tratar, los tratamientos con los que se complemente la ultracavitación y la constancia del paciente para seguir los cuidados previos y posteriores a cada tratamiento.

¿Cuántos centímetros de contorno se puede llegar a perder al cabo de ocho sesiones?

No se puede decir con exactitud -ni yo, ni nadie- porque la reducción de volumen dependerá de los mismos factores mencionados anteriormente. Cada paciente es único.

¿Cuánto dura cada sesión?

La duración de la sesión dependerá de la cantidad de las zonas que se traten. No se pueden tratar más de tres áreas por vez. El tratamiento de cada área dura aproximadamente 30 minutos.

¿Qué se entiende por ´´área corporal´´? ¿Se refiere, por ejemplo, a un muslo o a los dos?

Un área incluye las dos mitades cuando se tratan las zonas simétricas del cuerpo. Por ejemplo, un área son las dos ´´cartucheras´´ o ambos brazos.

¿Qué partes del cuerpo responden mejor y cuáles son las más rebeldes?

En mi experiencia, los mejores resultados se obtienen en las piernas. Los brazos son más rebeldes de tratar.

Los resultados, ¿son duraderos?

Los resultados dependerán del comportamiento alimentario del paciente, de la actividad física que realice y de las patologías concomitantes que presente, como diabetes o hipotiroidismo no estabilizados. Es fundamental seguir las recomendaciones que indique el médico y tratar también el origen del exceso de adiposidad localizada, como la celulitis o los trastornos de circulación.

Si la paciente engorda una vez finalizado el tratamiento, ¿la grasa vuelve al área tratada o se desplaza a otras zonas del cuerpo?

Si la paciente aumenta de peso, la grasa volverá a la zona tratada, porque los adipocitos que quedaron aumentarán de tamaño. Como con cualquier otro tratamiento corporal, evitar el sobrepeso hará que los resultados perduren.

Hemos hablado de la radiofrecuencia como uno de los tratamientos complementarios de la ultracavitación. ¿Cómo actúa y qué efectos produce?

La radiofrecuencia genera hipertermia (grandes cantidades de energía en forma de calor) profunda en la dermis. Este calentamiento estimula la producción de colágeno, el cual contribuye a la disminución de los pocitos de la celulitis y el aumento de la firmeza de la piel.

¿En qué casos se utiliza como complemento de la ultracavitación?

En los casos en que hay celulitis asociada, y si hay flaccidez, para mejorar la textura de la piel a medida que se va reduciendo el volumen de la zona tratada con la cavitación.

¿Cuántas sesiones como promedio se necesitan para ver un tensado importante de la piel?

No menos de 10 sesiones realizadas cada 21 o 25 días. Los cambios se empiezan a notar a partir de la tercera o cuarta sesión.

Estela Estrada

Otros contenidos del dosier: Medicina estética

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test