Lifting, ¿incisión o inyección?

La variedad de técnicas que se ofrecen a los pacientes para luchar contra el envejecimiento cutáneo es muy amplia. El lifting es el método más conocido, pero su fama de dejar los rostros “inmóviles” le juega en contra. Sin embargo, tal y como apostilla Ascher, la técnica “ha evolucionado enormemente en los últimos 10 años”.

El lifting se renueva

Los resultados que hoy en día se obtienen con el lifting son más naturales. “Lo que los pacientes quieren es un lifting que no se note, que no deje los rasgos estirados”, admite el médico.

Para llevar a la práctica estas exigencias ha sido necesario innovar, precisar los gestos y afilar los escalpelos. “Hoy en día se respetan los ejes naturales del rostro. No se ejerce ninguna tracción sobre la piel, nos concentramos únicamente en los músculos. Las cicatrices se disimulan al 100 por 100. Los pacientes pasan entre una hora y media y tres en el quirófano y una sola noche en la clínica. Las marcas y las inflamaciones se reabsorben en unos 12 o 15 días, lo que permite reanudar la actividad normal más rápidamente”, explica el experto.

¿Inyecciones o bisturí?

Pero los avances también han permitido que aparezcan otras técnicas, las cuales, sin embargo, “no sustituyen al lifting, ya que tratan problemas diferentes”, apunta Ascher.

Existen dos grandes tipos de envejecimiento cutáneo que los rellenos y el lifting tratan de maneras diferentes:

  •     La pérdida de volumen. Los rellenos (ácido hialurónico, bótox, lipolifting) tratan las arrugas en regiones donde el paso del tiempo produce pliegues: el contorno de los ojos, la comisura de los labios, la frente… Estas zonas suelen tratarse por medio de los rellenos, no del lifting.
  •     La flacidez. Con el paso de los años la piel se va hundiendo y el único modo eficaz de luchar contra este fenómeno natural es estirar los tejidos. “La técnica de los hilos tensores, que consiste en hacer una incisión en el cuero cabelludo para depositarlos, es útil para zonas como los pómulos y el óvalo de la cara, pero no para el cuello. Sólo el lifting permite tratar el cuello y el conjunto de la cara a la vez”, precisa Ascher.

De manera que los rellenos y el lifting son técnicas distintas dirigidas a tratar problemas diferentes; sin embargo, “ambos tratamientos se optimizan”. “Podemos utilizar rellenos y completar con un lifting”, recuerda el médico.

Entonces, ¿de dónde viene la confusión?

Seguramente de la expresión “lifting por inyección”, que a veces suele utilizarse. Un término que responde más al marketing que a la realidad, pues “el lifting de verdad es el quirúrgico”, insiste Ascher.

Otro “culpable” de esta confusión puede ser el ácido hialurónico, que a pesar de servir para aportarle volumen a los tejidos puede producir una pequeña elevación de la piel y por tanto de los tejidos que están debajo.

En conclusión: el lifting por inyección no es tal. La buena noticia es que las técnicas rejuvenecedoras del rostro son múltiples y ofrecen soluciones adaptadas a cada paciente.

J. Xavier

Agradecimientos: Al Dr. Benjamin Ascher

*El IMCAS es un centro líder en congresos de cirugía plástica. Asimismo, es coorganizador del primer título universitario sobre productos inyectables en estética médica en las universidades Paris V y XII.

Otros contenidos del dosier: Medicina estética

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test