Todo lo que necesitas saber para eliminar las bolsas de los ojos

Con el paso de los años, el envejecimiento provoca cambios significativos en la estructura de la piel y en su capacidad para renovar sus células. Inicialmente son cambios invisibles pero, con el tiempo, acaban apareciendo y asentándose de forma permanente, especialmente alrededor de los ojos. La piel del rostro pierde flexibilidad y tersura, y cada vez tiene un aspecto menos luminoso.

Diferencia entre bolsas de ojos y ojeras

Aunque parezca que hablamos de lo mismo, las ojeras y las bolsas son cosas diferentes y es importante tener claras las diferencias para poder actuar y mantenerlas a raya.

Las ojeras no son más que una acumulación de sangre bajo el párpado inferior, que hace que esta zona se vea más oscura. Las bolsas, sin embargo, son una hinchazón bajo los ojos, entre el párpado inferior y la parte superior del pómulo. Si bien suelen ser un signo de edad, no afectan a todo el mundo por igual y tienen un componente genético, por lo que hay personas más propensas a sufrirlas que otras.      

Sin embargo, más allá de la genética, hay otros factores que favorecen la aparición de bolsas. Y es aquí donde puedes actuar para prevenirlas y tratarlas.

Cómo se forman las bolsas de los ojos

La piel de alrededor de los ojos es muy fina y frágil, y contiene muy poca cantidad de colágeno, elastina y lípidos, que son los responsables de proporcionar resistencia y ​​elasticidad a la piel. Por ello es una zona tan sensible al envejecimiento y se daña con gran facilidad.

Con los años, esta piel se fatiga y las fibras se sueltan cada vez más. Además, la circulación sanguínea y linfática se ralentiza, provocando una retención de agua que se traduce en hinchazón debajo de los ojos. Por esta razón es recomendable dar toquecitos suaves en la zona debajo de los ojos cuando se aplica crema, ya que este ligero masaje activa la circulación.

Otras causas de la formación de bolsas son el deslizamiento hacia el párpado inferior de la grasa que permite que el ojo gire fácilmente en su órbita y el desarrollo excesivo de los músculos de alrededor de los ojos, como en algunos casos de personas con miopía que no se ha corregido o sea corregido mal.

Tipos de bolsas de ojos

Aunque no hay tipos de bolsas en un sentido estricto, es posible clasificarlas según los mecanismos implicados en su formación, lo que permite establecer el tratamiento adecuado para atenuarlas:

  • Bolsas al despertar. Durante la noche, la linfa, que la es responsable del transporte de los desechos de la sangre, puede acumularse en el párpado inferior, provocando hinchazón. Suele ser algo pasajero y desaparece con el paso de las horas, aunque a veces persiste durante más tiempo.  
  • Hernia perenne. La órbita del ojo cuenta con una capa de grasa que facilita la movilidad del ojo. Con el tiempo, los tejidos sufren los efectos de la gravedad y la flacidez, haciendo que esta grasa se deslice hacia el párpado inferior. Cuando esto ocurre, la piel se distiende y se hincha, formando una bolsa que se instala de forma permanente.

Cómo prevenir y eliminar la formación de bolsas de ojos

Las bolsas bajo los ojos no aparecen de la noche a la mañana, sino que se forman con un proceso largo. Por ello es importante realizar un tratamiento preventivo. 

El momento de aparición de las bolsas puede depender de varios factores y, aunque la herencia genética es el más determinante, el estilo de vida que llevemos es clave. La fatiga, el estrés, el consumo de sustancias nocivas como el alcohol o el tabaco, o la exposición prolongada al sol sin protección aceleran este envejecimiento programado. Por ello, es indispensable llevar un estilo de vida activo y una alimentación equilibrada y saludable.

Por otro lado, es muy importante aplicar con regularidad productos específicos para este problema, ya que gracias a su composición y al masaje que realizamos al aplicarlos, la hinchazón se acabará reduciendo de forma significativa.

Por último, en la actualidad existen tratamientos de medicina estética y cirugía estética, como la blefaroplastia. Se trata de una operación bajo anestesia local que consiste en eliminar el exceso de grasa acumulada. No es muy invasiva y los resultados se pueden apreciar transcurridos entre tres y seis meses tras la intervención. Es cierto que no son resultados inmediatos pero, según los expertos, son de los más duraderos en lo que a cirugía estética se refiere.

Otros contenidos del dosier: Cuidados de la mirada

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test