¿Cómo cuidar las pieles grasas?

Características de las pieles grasas

Las pieles grasas pueden estar relacionadas con diversos factores: herencia, desequilibrios hormonales, estrés, contaminación, alimentación, tabaco y cambios climáticos. Se caracteriza por una producción importante de sebo, denominada seborrea. La piel es aceitosa y brillante –sobre todo en la zona T (frente, nariz y mentón)- y se convierte en el terreno propicio para la aparición de granos, puntos negros y todo tipo de impurezas que obstruyen los poros y ahogan la piel. Cabe destacar que a menudo, las pieles grasas van a la par con un cuero cabelludo graso.
En caso de acné asociado, es preferible consultarlo con un dermatólogo. Y si la piel grasa viene acompañada de crecimientos excesivos de pelo, lo mismo, más vale consultarlo con el dermatólogo ya que puede tratarse de un desarreglo hormonal (pubertad, problemas con la píldora, embarazo, etc.). En algunos casos se requiere un tratamiento farmacológico u hormonal.

¿Cómo cuidar la piel?

Puedes utilizar una loción especial para "pieles grasas" y completar a continuación con un tratamiento hidratante con textura ultraligera. Elige, por ejemplo, una crema matificante que absorba el exceso de grasa gracias a los "polvos secantes" y reequilibre la piel a largo plazo gracias a dos componentes esenciales, el cobre y el zinc. Una piel grasa se obstruye más rápido que el resto de pieles, por este motivo es indispensable exfoliarse la piel 2 o 3 veces por semana. No olvides que la alimentación también influye sobre el estado de la piel: come frutas, verduras, pescado y carnes magras y evita los platos grasos y los dulces que provocan granos y no mejoran la seborrea.

Las pieles grasas en el día a día

  • ¿Cómo limpiar las pieles grasas?

Se recomienda limpiar la piel grasa dos veces al día (mañana y noche) con productos de limpieza suaves, como los syndets (jabones sin jabón) o los “panes limpiadores”, que no contienen alcohol ni jabón (puesto que aumentan la producción de sebo). También se puede aplicar una loción especial para pieles grasas o un agua micelar, que limpia y desmaquilla con suavidad. Deben evitarse los productos demasiado fuertes, que resultan agresivos para la piel y que, a diferencia de lo que se piensa, tienen tendencia a favorecer la producción de sebo.

  • ¿Es necesario hidratar las pieles grasas?

Hidratar la piel es esencial, incluso cuando ésta es grasa. Sin embargo, se debe escoger una crema hidratante con una textura ultraligera; por ejemplo, las cremas matificantes, que absorben el exceso de grasa gracias a los “polvos secantes” y reequilibran la piel durante más tiempo gracias a dos compuestos esenciales: el cobre y el zinc.

  • ¿Qué sucede con los exfoliantes?

Las pieles grasas se ensucian más rápidamente que las otras, por lo que resulta indispensable realizarse exfoliaciones. Sin embargo, una limpieza demasiado fuerte y con demasiada frecuencia favorece lo que llamamos el “efecto rebote”, es decir, una sobreproducción de sebo, ¡el efecto inverso a lo que buscábamos! Basta con una exfoliación a la semana. Como complemento, es necesario aplicarse mascarillas de arcilla dos veces a la semana. La arcilla absorbe el exceso de sebo y regula su producción.

  • ¿Cómo maquillar las pieles grasas?

El uso de maquillaje cuando se tiene la piel grasa no está contraindicado, pero deben escogerse productos especializados. Utilizar una crema tintada o una base que cubra mucho sólo conseguirá empeorar la situación ya que provocará brotes inflamatorios y favorecerá la aparición de todo tipo de impurezas, como los puntos negros. Más vale escoger una base ligera o una base mineral, que absorba el exceso de sebo por su textura en polvo. Deben priorizarse los productos etiquetados como “no comedogénicos”.

  • Las pieles grasas al sol

Aunque el sol produce una mejora del estado de la piel, este efecto sólo es provisional, y a menudo viene seguido de un resurgimiento de la producción de sebo y granos. Para evitar este efecto rebote, es necesario utilizar una protección solar adaptada, no comedogénica y mineral.

  • Piel grasa y alimentación

A menudo oímos que una alimentación rica en alimentos grasos y azúcares, comporta una reagudización de la aparición de sebo. Sin embargo, la relación entre este tipo de alimentos y la piel grasa todavía no ha sido probada.

En cualquier caso, una alimentación equilibrada y razonable sólo puede resultar beneficiosa para la salud.

Gracias al Dr. Vincent Durosier, director médico de Ducray.

S. Richou
A. Garcia

Otros contenidos del dosier: Cuidados de la piel

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test