Cuidados de la piel hipersensible

Una piel hipersensible, hiperreactiva, irritable o intolerante no es un tipo de piel al mismo nivel que la piel grasa, mixta o seca. Al contrario, se trata de una característica que puede aparecer en cualquier piel, atópica como acneica, de forma puntual o prolongada, independientemente de la edad. No obstante, sí es cierto que la hipersensibilidad cutánea es más frecuente en mujeres de piel clara y delgada. Si la sufres, debes extremar el cuidado de tu piel y adoptar ciertos hábitos que contribuyan a mitigar e incluso hacer desaparecer las molestias causadas por la hiperreactividad cutánea

¿Cómo se reconoce una piel hipersensible?

De primeras, no resulta fácil distinguir una piel hipersensible de una normal, ya que no presenta ninguna particularidad perceptible en la exploración física. Solo se sabe que se padece por las sensaciones que produce. Así pues, una sensación permanente de incomodidad, ardor, escozor, picor, enrojecimiento o tirantez es la que caracteriza la hipersensibilidad cutánea, sin ningún síntoma visible.

La hipersensibilidad también se produce cuando la piel reacciona a factores externos que, en principio, no deberían afectarla. Efectivamente, el umbral de tolerancia a factores ambientales o internos de una piel hipersensible es muy inferior al de las pieles normales. Que se atirante la piel después de un baño en una piscina con demasiado cloro o que pique al contacto con detergentes es normal. En cambio, si se irrita, enrojece o duele con solo aplicarle una crema o mojarse con agua, o si has recibido un disgusto o te has expuesto a variaciones climáticas, estamos ante una piel hipersensible. Lo mejor es pedir un diagnóstico concreto al dermatólogo, que realizará pruebas de alergia o una prueba cutánea local para determinar el umbral de irritabilidad de la piel.

¿Qué cuidados necesita una piel hipersensible?

La piel hipersensible puede reaccionar por múltiples causas: cosméticos, cambios meteorológicos, determinados alimentos, el estrés, el agua o el roce de la ropa. En pieles hipersensibles, la barrera cutánea está deteriorada, por lo que no protege del ambiente y es más permeable a agentes externos: los rayos UVA, la contaminación, las emociones intensas y hasta el ciclo menstrual pueden suponer una verdadera agresión en este tipo de pieles.

Nuestros consejos:

―    Aplicarse en el rostro leche limpiadora y enjuagar pulverizando agua termal. Luego, utilizar agua micelar sin aclarar.

―    Usar barras dermatológicas y jabones sobregrasos.

―    Emplear un producto calmante especial para pieles sensibles.

―    Tomar complementos alimenticios antiestrés para limitar las consecuencias del estrés en la piel.

―    Utilizar una crema hidratante hipoalergénica que no provoque ninguna reacción tras varias aplicaciones. Ve probando y, cuando encuentres la que te funcione, no la cambies.

―    Aplicarse una crema antirrojeces, la cual también actuará sobre el ardor en la piel

Nuestras sugerencias:

―    Leche Tolérance Extrême, de Avène: limpia sin aclarado, calma pieles alérgicas e hipersensibles.

―    Sensibio Ligera, de Bioderma: crema calmante para pieles sensibles o intolerantes.

―    Calmance, de Roc: cuidado reparador para pieles intolerantes, reduce rojeces y la irritación.

―    Toleriane, de La Roche-Posay: cuidado calmante y protector.

Lo que debes dejar de hacer si tienes una piel hipersensible:

―    Pasarte las mañanas sabatinas probando cosméticos.

―    Someterte a cambios drásticos de ambiente o clima: pasar el día trabajando en la oficina con la calefacción muy alta y luego celebrar una fiesta en el jardín de casa en el frío de la noche no le sienta nada bien a tu piel.

―    Comer platos demasiado picantes, fumar ni beber alcohol.

―    Usar lociones con alcohol, aceites esenciales, productos espumosos y cuidados agresivos o abrasivos como peelings, limpiezas de cutis y cremas exfoliantes o desincrustantes.

Para terminar, una buena noticia: aunque la hipersensibilidad cutánea es hereditaria e inevitable, con los años la piel se va endureciendo e incrementando su tolerancia por el engrosamiento y la impermeabilización de la capa córnea. Algo bueno tenía que traer la menopausia, ¿no?

A. F. Gaspar-Lolliot

Otros contenidos del dosier: Cuidados de la piel

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test