Tantouring, contouring y strobing: ¿cuándo aplicar estas técnicas de maquillaje?

Si eres de las que no tiene claro qué beneficios puede tener el tantouring sobre el contouring o el strobing, ¡tranquila! A continuación te desvelamos los mejores consejos para que descubras las diferencias entre ellas y puedas elegir la que mejor te sienta o más te conviene en cada ocasión. Y es que, según apliques una u otra, los resultados serán diferentes.

Productos de base, la gran diferencia

La diferencia principal entre las tres técnicas radica en el producto que se utiliza para realizarlas. Por un lado, el contouring juega con distintos tonos de maquillaje y polvos compactos, claros y oscuros, para estilizar las facciones y corregir imperfecciones.

El strobing, en cambio, se basa en la aplicación de un corrector y un iluminador para destacar los puntos de luz y conseguir un rostro iluminado y natural.

Y, por último, el tantouring, que es algo más duradero que los anteriores, marca las formas y modela las facciones utilizando un autobronceador.

Una técnica para cada ocasión

Sin duda, con la realización de cualquiera de las tres técnicas conseguirás un resultado profesional y muy natural.

Para el día a día, los expertos aconsejan optar por el contouring o el strobing, ya que son muy rápidas y fáciles de realizar y te permitirán lucir un look súper natural. Además, podrás retocarte a lo largo del día sin problema cuando lo necesites.

Si, al contrario, lo que quieres es lucir un look más llamativo y de larga duración, por ejemplo para una fiesta o un evento importante, el tantouring será tu mejor opción. Asegúrate de extender bien el maquillaje y dejarlo secar completamente. De este modo, te verás con un aspecto muy natural y evitarás dejar restos que produzcan manchas antiestéticas.

La aplicación, el secreto del éxito

Por supuesto, también existen diferencias en el modus operandi de cada técnica. En función de tu destreza y el efecto que busques, te resultará mejor elegir una u otra. A grandes rasgos, con el contouring mostrarás una piel mate, mientras que con el strobing y el tantouring tu piel lucirá más luminosa y barnizada si aplicas la cantidad justa de luz en zonas concretas de tu rostro.

El contouring juega con tonos claros y oscuros para afinar y contornear las facciones. Para ello, basta con que marques con el tono más oscuro ambos lados de la nariz, el cuello y los pómulos, y dar  puntos de luz con la sombra más clara.   

El strobing, por su parte, intenta lograr una piel luminosa y radiante. ¿Cómo? Aplicando un iluminador en la frente, las aletas de la nariz y la barbilla para resaltar las facciones con puntos de luz, y uniformando el rostro con polvos matificantes.

Por último, el tantouring, que se basa en la aplicación de un autobronceador o polvos de sol, hará que tu piel adquiera un tono bronceado muy natural, por lo que te bastará con perfeccionar el look del rostro con un poco de colorete en las mejillas.

En cualquier caso, la clave para mostrar una piel excepcional es mantener tu rostro uniforme y liso con un brillo especial.  ¿Te atreves a probar las distintas técnicas?

Otros contenidos del dosier: Maquillaje

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test