¿Cómo escoger la máscara de pestañas?

A cada pestaña, su máscara

Para elegir una máscara se debe tener en cuenta la forma de nuestras pestañas. ¿Son cortas? Entonces optamos por un producto que las alargue. ¿Poco pobladas? Entonces con efecto volumen.
Y por último, si presumimos de pestañas rectas, nuestra mejor aliada será una máscara que las curve más.

Una mirada panorámica, ¿es posible?

La máscara que favorece el volumen tiene un pincel redondeado y grueso. Es el aliado de las pestañas alargadas que carecen de corpulencia.

En cambio, una máscara que alarga las pestañas posee una brocha fina y larga, con las puntas muy cortas, que permite un trabajo pestaña a pestaña con muy buena definición.

Por último, la máscara que curva las pestañas posee una brocha fina con forma de media luna que envuelve y rediseña toda la franja de pestañas.

Que el pincel sea de plástico, de silicona o de pelo clásico no altera el resultado del maquillaje. Sencillamente, es la evolución de la moda y la cosmética.

La textura embellece la mirada

Las nuevas texturas “peso pluma” nos permiten evitar los grumos. Gracias a los polímeros de alta tecnología y a una cera extraordinaria, la máscara recubre y da brillo a las pestañas sin encartonarlas. Finas e intensamente pigmentadas, estas innovadoras texturas visten la pestaña, sin dejarla pegajosa, y permiten obtener una intensidad a la carta según las necesidades de cada una.

Pero cuidado, es inútil bombear el pincel en el tubo: la brocha recupera la cantidad de producto necesaria la primera vez que sale del tubo. Por último, ciertas máscaras poseen fórmulas enriquecidas con activos que refuerzan la franja de pestañas y activan su crecimiento.

Pluf, pluf… ¿Y la máscara waterproof?

Las máscaras waterproof se aconsejan si se avecina una escapada a la playa, un baño en la piscina, durante una sesión de deporte o incluso si el hombre del tiempo anuncia lluvias.
Si ese no es el caso, opta por una máscara clásica, porque la máscara waterproof exige un desmaquillaje específico con un producto muy graso (bifásico). Además, las fórmulas waterproof no siempre son apropiadas para ojos sensibles.

Los productos del momento

  • Las nuevas máscaras con doble acción mejoran el volumen y también la definición gracias a una brocha de volumen que permite desplegar la franja de pestañas y a otra más pequeña que se ocupa de las pestañas más pequeñas.
  • Las máscaras con vibración son perfectas para peinar mejor las pestañas y evitar un exceso de producto.
  • Las máscaras con pincel esférico permiten trabajar pestaña por pestaña, desde la raíz hasta la punta, con el objetivo de conseguir un efecto alargante amplificado.

Ojos sensibles

El 50% de las mujeres declara tener ojos sensibles*. Una sensibilidad que se manifiesta por escozores, lagrimeo, ojos rojos o secos, etcétera. En este caso, es fundamental recurrir a un maquillaje adaptado que respete esta fragilidad.

Para evitar alergias e incomodidades, es preferible decantarse por una máscara especialmente concebida para ojos sensibles, sin pigmentos que puedan resultar alérgicos, que no se pulverizan y que aseguran una alta tolerancia. Por último, gracias a ciertos compuestos seleccionados con mucho cuidado, el efecto del maquillaje (volumen, longitud, intensidad…) es óptimo, como el de una máscara clásica.

Máscara, modo de empleo

El objetivo de una máscara es abrir e intensificar la mirada. Para ello, las pestañas deben desplegarse una a una, alargarse y tener una apariencia más voluminosa. Antes de alcanzar este resultado, hay que ir paso a paso. Para saber aplicar una máscara nueva, hay que aprender a dominar el bastoncillo y dosificar el producto. Solo así podrás llegar a ser toda una experta.

Por otro lado, los maquilladores profesionales a menudo aconsejan aplicar el producto desde la raíz hasta las puntas, con un ligero movimiento de zigzag. Otro truco: doblegar el pincel en ángulo recto para obtener la dosis de producto necesario en la brocha.
Para una mirada de mariposa, no te olvides de desenrollar las pestañas más pequeñas que se esconden en el rincón interno del ojo y de insistir en la punta externa de la franja de pestañas.

Máscara de color

Las pestañas rubias o castañas agradecen una máscara marrón, puesto que les proporciona una intensidad a la mirada sin endurecerla, lo cual puede ocurrir con el color negro. En cambio, las demás tonalidades son excéntricas y no suelen favorecer.
A pesar del éxito absoluto de la máscara azul en los años 80, es preferible usar una máscara negra en la raíz y dar un último toque de color en las puntas.

Máscara semi-permanente

La máscara semi-permanente, que se aplica en un salón de belleza, garantiza tres semanas de pestañas negras, curvadas y voluminosas 24 horas al día sin hacer nada.
Una técnica que sin duda seducirá a todas las adictas a la máscara de pestañas, puesto que el resultado no pasa desapercibido: aquellas a las que les guste lucir una franja de pestañas bien negra y espesa adorarán esta técnica. Es un tinte que suele hacerse en vacaciones para olvidarse del maquillaje.

S. Moyal

*Fuente: IPSOS, 2007, Europa, encuesta sobre 10.000 personas.

Otros contenidos del dosier: Maquillaje

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test