Consejos anti-frío para la piel

Con la llegada del frío, la piel pierde su punto de referencia al estar sometida al frío y al calor incesantemente, y es ahí cuando surgen los problemas de deshidratación.

La piel y la caída de temperaturas

El invierno es una estación difícil para la piel ya que sufre muchas agresiones como el viento, la lluvia o la calefacción, que la deshidratan y así, la piel se seca. El resultado: sensación de tirantez e incomodidad. Los investigadores se han centrado en las reacciones de la epidermis ante el frío: los lípidos que constituyen la barrera de protección están peor sintetizados, generando una fuerte deshidratación. Por este motivo, la llegada del invierno supone un gran problema: hay que cambiar la crema de día y elegir una más protectora. Ten en cuenta las necesidades de tu piel: la mayoría de gamas tienen productos para pieles muy secas, ideales para esta estación, incluso cold creams que contienen muy poca agua y mucho aceite. ¡También debes prestar a tención a los productos con los que te desmaquillas! No importa qué tipo de piel tengas, pero en esta época olvídate de los desmaquillantes de agua y cámbialos por leches y cremas suaves.

Atención al contraste frío-calor

También hay que tener cuidado con los choques térmicos. Pasar del frío al calor, y a la inversa, intensifica la dilatación de los pequeños vasos sanguíneos de la cara. Primero son las rojeces difusas que aparecen en los pómulos a nada que haga algo de viento. Es el signo precursor de la cuperosis, que está relacionado con la circulación sanguínea superficial de la dermis. Tu objetivo: limitar las pérdidas de agua de la epidermis y aumentar la elasticidad de los capilares.  Las cremas más eficaces a largo plazo son las que contienen extractos vegetales como el castaño de indias. Estas plantas refuerzan la solidez de las paredes venosas y mejoran la circulación sanguínea.

Atención especial a los labios

Los labios requieren toda tu atención porque están muy expuestos y a la vez son muy frágiles. Su estructura lipídica es muy fina, y la piel no contiene sebo. El resultado: la protección es casi nula cuando hace frío. Para evitar grietas, que se despelleje u otros problemas, la solución radica en utilizar (incluso abusar de) fórmulas labiales hidratantes y reestructurantes, siempre que lo necesites. Los labiales a base de ingredientes naturales como la miel cicatrizante, las plantas protectoras y los extractos nutritivos de toronja son muy eficaces.

La dieta anti-frío

Nuestro consejo: consume muchos ácidos grasos esenciales: pescado graso (salmón...), aceites vegetales crudos (de oliva…) y frutos secos (almendras, nueces y avellanas).  Evita las carencias nutricionales que aceleran la sequedad y la pérdida de elasticidad. También puedes consumirlas en cápsulas (una cura mínima de tres semanas).
Catherine Maillard

Otros contenidos del dosier: Mi cara en invierno

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test