La limpieza facial profesional

Qué es la limpieza facial profesional

La limpieza facial profesional tiene como objetivo limpiar en profundidad la piel para eliminar células muertas, espinillas e impurezas, y darle energía y vitalidad al rostro tonificando los músculos de la cara gracias a los masajes.

El tratamiento de limpieza facial profesional debe ser realizado siempre por un esteticista profesional o un médico estético y suele incluir un análisis de la piel seguido del protocolo de limpieza profesional. Es muy importante no intentar realizarlo en casa, ya que una mala aplicación puede provocar irritaciones e incluso heridas en la cara.

Ventajas de la limpieza facial profesional

Los principales beneficios y ventajas de la limpieza profesional son:

  • Elimina puntos negros y espinillas.
  • Elimina impurezas y células muertas, lo que ayuda a renovar la piel y, consecuentemente, retrasa el envejecimiento y la aparición de arrugas.
  • La piel recobra un aspecto suave, terso y más luminoso.
  • Tras la limpieza, se estimula la absorción de productos cosméticos, por lo que estos ganan efectividad.
  • Hidrata en profundidad la piel y permite su oxigenación a la vez que se eliminan toxinas.
  • Mejora el aspecto general del rostro y ayuda a atenuar la apariencia de cansancio.
  • En los casos con acné ayuda a reducir la cantidad de poros obstruidos.
  • Aporta relajación a la piel y mejora la circulación, lo que se traduce en un amento de la tersura y la elasticidad. 

Protocolo de la limpieza facial profesional

La limpieza facial profesional suele tener una duración aproximada de entre 50 minutos y una hora y media, y consta de tres fases: la limpieza propiamente dicha, un masaje tonificante y un proceso de nutrición.

1. Limpieza facial. Consiste en limpiar la superficie de la piel del rostro con la ayuda de productos específicos, siempre seleccionados en función del tipo de piel (seca, mixta o grasa). A continuación se potencia la apertura de los poros con un tratamiento de vapor para drenar las impurezas.

2.Masaje. Durante esta fase se cierran los poros y se descongestiona la piel después del drenaje. Se realiza aplicando productos específicos en gel o crema mediante un masaje relajante y tonificante.

3. Nutrición. La última fase consiste en nutrir la piel con los productos, mascarillas o tratamientos que se decida realizar a continuación (peeling, láser, ácido glicólico, entre otros). 

Frecuencia recomendada

Dado que influyen muchos factores en el cuidado de la piel, no se puede establecer una frecuencia fija para realizar una limpieza profesional. El mínimo es una vez al año y el máximo depende de cada tipo de piel. Todo dependerá del estilo de vida, la alimentación, el cuidado diario, el lugar de residencia y los hábitos diarios.

En líneas generales, una piel normal puede realizarse una limpieza profesional cada tres o cuatro meses. Las pieles maduras o muy secas necesitan más ayuda, por lo que suelen necesitar una limpieza cada seis semanas aproximadamente. Las pieles más problemáticas pueden necesitar una limpieza incluso más a menudo.

Tipos de limpieza facial

Existen muchos tipos distintos de limpieza facial, más simples y más específicas en función del problema que intenten tratar. Los principales tipos son:

  • Básica. Es la más sencilla y consiste en una rutina básica de limpieza profunda.
  • Puntos negros. Es ideal para pieles grasas, ya que no es muy agresiva y ayuda a oxigenar la piel. Además, en la fase de limpieza se aprovecha para extraer los puntos negros.
  • Vapor. La limpieza facial con vapor es una de las más habituales y consiste en aplicar vapor para abrir los poros y facilitar así la extracción de puntos negros.
  • Peeling. El peeling químico, además de realizar una limpieza profunda, ayuda a eliminar las capas muertas más superficiales de la piel. Existen diferentes técnicas y prácticamente todas ayudan a unificar el tono de la piel y a eliminar manchas y marcas. 
  • Limpieza al vino para pieles apagadas. Se trata de una limpieza antioxidante que devuelve el resplandor al cutis al mismo tiempo que lo deja protegido contra los agentes externos. El alto contenido en resveratrol de las uvas es una excelente fuente de antioxidantes. Es ideal para pieles apagadas y que conviven en grandes ciudades y con contaminación.
  • Limpieza detox. Se trata de una limpieza depurativa perfecta para todas las pieles pero ideal para las que son sensibles, que necesitan ser tratadas con mayor suavidad y productos específicos para evitar irritaciones y rojeces. 

Otros contenidos del dosier: Tratamientos cutáneos

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test