Tratamientos cutáneos: del peeling al láser

Para que la piel recupere su juventud, los profesionales utilizan tres técnicas diferentes: el peeling (químico), el láser o lámpara (radiación) o la dermoabrasión (mecánica).

Manchas o alteraciones cutáneas

Las « manchas » de diversa índole pueden llegar a ser muy antiestéticas.
La cuperosis es una dilatación de los vasos sanguíneos en la zona de las mejillas y la nariz: Eritrosis: rojeces difusas en el rostro como consecuencia de cambios bruscos de temperatura o tras una comilona. Con el paso de los años se convierte permanente.
Eritrosis del cuello: rojeces antiestéticas persistentes a ambos lados del cuello.
Puntos rubí: múltiples manchas rojas por el tronco.
Los angiomas planos, también denominados comúnmente como "pico de cigüeña". Estas lesiones precisan un tratamiento precoz en la infancia, pero también se obtienen resultados excelentes en los adultos.
También existen otros tipos de “manchas”: en ocasiones la piel sufre alteraciones causadas por el sol o, sencillamente, por las arrugas (de expresión), contra las cuales la abrasión puede hacer milagros.
El número de sesiones depende de la extensión, localización y tipo de lesión. Siempre se realiza un test terapéutico.

El peeling

Cuanto más estropeada esté la piel, más profunda deberá ser la abrasión (o descamación). Podemos clasificar sistemáticamente los peelings en tres categorías distintas: ligero o superficial, medio y profundo.
Los primeros se destinan a mujeres jóvenes. Están indicados para las primeras arrugas, máscara de embarazo, piel de fumadora, manchas de pigmentación, pequeños granos en la zona del escote etc. En estos casos, normalmente, se utilizan ácidos frutales o un cóctel de ácido glicólico y ácido salicílico. Se pueden necesitar entre cuatro y cinco sesiones y completar con una crema para aplicarse en casa.
Los peelings medios provocan una descamación de la piel más importante, mucho más desagradable.
Sin embargo, su efecto es más visible: algunas arrugas marcadas, manchas de pigmentación etc.
Atención: las manchas pueden aparecer en pieles oscuras, en ese caso, los dermatólogos tendrán que estar especialmente atentos.
Los peeligns profundos utilizan fenol y están reservados para pieles de más de 45 años estropeadas por el sol. Se usan desde 1992 y ofrecen unos resultados espectaculares, aunque el postoperatorio es algo complicado: una noche hospitalizada, cicatrización con polvos antisépticos durante ocho días… y el resultado final se obtiene a los seis meses.

La dermoabrasión

La abrasión de la piel se realiza gracias a un motor eléctrico que lleva un instrumento rotatorio adiamantado mecánicamente. Atención: este proceso debe realizarlo un profesional experto en la materia. Según la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética), "La dermoabrasión puede realizarse en áreas pequeñas o en la cara completa. Puede usarse sola o en conjunción con otros procedimientos con lifting facial, revisión de cicatrices, láser, o peeling químicos".
Esta técnica ofrece resultados comparables al láser.

Láser

En primer lugar, debemos precisar que no sólo existe un único láser, sino varios tipos: El láser Erbium Yag aporta frescura a la piel, trata las arrugas y cicatrices. El número de sesiones varía en función de la superficie a tratar. La sensación de calor y las rojeces desaparecerán rápidamente, pero si el tratamiento es más profundo, se necesitan varios días de cicatrización. El resultado final culmina cuatro meses después a la operación.
El láser CO2 es mucho más suave que el Erbium Yag. Se puede utilizar con anestesia general para realizar un alisado facial completo. El postoperatorio es más complicado: diez días de cicatrización y rojez permanente en la piel durante un periodo de dos a seis meses.
El Derma K combina ambos tipos de láser: el CO2 y el Erbium Yag. En función del caso, el sanitario selecciona uno u otro, o los combina.
Los láseres Q-switched Yag y Ruby y Alexandrite están indicados para las manchas oscuras, manchas solares o manchas en las manos. El láser KPT trata, principalmente, la cuperosis, los angiomas, las varices superficiales u otras rojeces difusas. Para saber más sobre éste último tipo de láser, leer "El láser, la técnica del futuro”.
Sin embargo, los médicos cada vez dudan más en recurrir al láser. Son técnicas costosas que conllevan riesgos (quemaduras, si no se calcula correctamente) y pueden ofrecer resultados idénticos a los del peeling.
Luc Blanchot

Otros contenidos del dosier: Tratamientos cutáneos

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test