Nutrición natural para toda la piel

Como si se tratara de una receta de cocina, escoge los ingredientes más puros y naturales -lavanda, cera de abejas, aceite de oliva- y ponte manos a la obra. Ralla, calienta, derrite, mezcla… ¿El resultado? Una confección que tu piel devorará por los poros.  

Piel perfecta. Crema facial y corporal de aceite y lavanda para todo tipo de piel

Ingredientes:

Para la preparación de la fase grasa:

  • 14 gramos de cera de abejas en bloque o en forma de perlas.
  • 3-4 taza de aceite orgánico de oliva, girasol o alazor. Con aceite de oliva se obtiene una crema más densa.

Para la preparación de la fase acuosa:

  • 1 taza de agua de lavanda (hidrosol de lavanda) o de agua destilada,  a temperatura ambiente. Nota: el hidrosol es un derivado que se obtiene de la  destilación de flores.  
  • El agua se puede reemplazar por té verde o infusión de manzanilla. Estas se preparan con seis bolsitas por taza de agua o el equivalente a media taza de té o manzanilla sueltos. Preparar el té o la infusión con agua hirviendo, cubrir el recipiente y esperar 15 minutos. Nota: las infusiones darán un color verduzco a la crema. Hay que evitarlas si se busca una crema blanca.
  • 30 gotas de aceite esencial de lavanda o de geranio rosa (Pelargoniumroseum). Estos aceites también pueden combinarse entre sí, en diferentes proporciones, o pueden sustituirse por otros para satisfacer las preferencias aromáticas individuales. Nota: Cuidado con los aceites que tienden a ser irritantes como los de clavo, canela, tomillo y orégano.

Utensilios: 

  • Un cazo de tamaño mediano.
  • 1 jarra de cristal con tapa y que quepa dentro del cazo para poder calentar la preparación al baño María.
  • Botes de cristal grande y pequeño para envasar.
  • 1 rallador de queso para rallar el bloque de cera de abejas. No es necesario si se utiliza cera en perlas.
  •  30 ml aproximadamente de vodka o brandy para esterilizar los botes de cristal, el bol de la licuadora o de la minipimer y los utensilios.
  • Licuadora o minipimer. Nota. Si se preparan cremas en casa asiduamente,  se recomienda reservar  uno de estos utensilios exclusivamente para ese uso.
  • Papel de cocina para esterilizar y limpiar el exceso de producto antes de lavar los utensilios.
  • Una espátula de goma para extraer el máximo de crema del bol donde se ha preparado.
  • Etiquetas para  identificar las cremas.

Preparación:

Esterilizar los boles, los botes de cristal y los utensilios. Nota: La forma más rápida de esterilizarlos es repasando su interior con una hoja de papel de cocina embebido en vodka o brandy. Si se tiene más tiempo, los botes y utensilios se pueden esterilizar sumergiéndolos en agua hirviendo.

Colocar la cera rallada o en perlas y el aceite en un bol de cristal y colocarlo al baño María alrededor de 10 minutos con el fin de que la cera se derrita y se mezcle con el aceite caliente.

Verter el agua (hidrosol o agua de lavanda, agua destilada o infusión) a temperatura ambiente en el bol de la licuadora o de la minipimer. Nota: Cuando se retira la mezcla de cera y aceite del baño María hay que dejarla enfriar cinco minutos. Cuidar que no se endurezca. Si esto ocurre, volver a ponerla al baño María hasta que se licue nuevamente.

Poner la licuadora o la minipimer en velocidad media-alta. Incorporarle al agua, poco a poco, la mezcla de cera y aceite. Este momento es delicado porque el aceite y al agua no se mezclan fácilmente. Continuar añadiendo lentamente el resto de cera y aceite hasta obtener una crema de textura homogénea. Si el agua y el aceite se separan, calentar un poco más de cera y aceite, procesarlos como se hizo la primera vez y añadirlos a la crema. Este truco resolverá el problema de la falta de homogenización.

Añadir las 30 gotas del aceite esencial y darle una pasada muy rápida de licuadora o minipimer para mezclar.

Voila! ¡La crema está en su punto y lista para disfrutar!

Envasado:

Guardar la mayor parte de la crema en un bote de cristal y ponerlo en el frigorífico. Envasar el resto en un bote pequeño para tener a mano en el baño para el uso cotidiano. Rellenarlo a medida que se vacíe.

Propiedades de los aceites de lavanda y geranio rosa

Los aceites de lavanda y geranio rosa son perfectos para esta crema (salvo que se prefieran otras fragancias). ¿Por qué se recomienda esta combinación? Ambos aceites son antimicrobianos y actúan como conservantes, evitando que se convierta en un caldo de cultivo para las bacterias y que la crema se ponga rancia. Ambos aceites son generalmente bien tolerados por todos los tipos de piel y ayudan a refrescarla  y calmarla. Esto los hace ideales para después del sol o de afeitarse, para las pieles que tienden al acné o se irritan fácilmente y también para las extra secas y agrietadas. Y hay más: cuando se huelen estas fragancias, el cerebro recibe una señal de relajación.

Advertencia sobre alergias

Si se tiene alergia a las margaritas, evitar la manzanilla, la cual pertenece a esa familia (Asteraceae). Las reacciones alérgicas a los componentes de esta crema son muy raras, pero siempre es aconsejable poner una pizca del producto final en el antebrazo antes de distribuirla por todo el cuerpo.

Fuente:

Trinity Ava (©Trinity Ava 2012) es la creadora de la crema y autora de las recomendaciones para su uso. Trinity Ava es experta y consultora de Herboristería y Aromaterapia, California School of Herbal Studies

Otros contenidos del dosier: Cosmética artesanal

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test