Exceso de vello: ¿una desgracia?

Aunque el término hiperpilosidad se utiliza normalmente para calificar los problemas pilosos, hay que distinguir distintos tipos de problemas:

Hipertricosis

Abundancia de vello en una parte o en la totalidad del cuerpo. La hipertricosis se debe a una sensibilidad del folículo piloso por exceso de hormona masculina (andrógenos) producida por la mujer. Es un problema genético, pero no está vinculado a un desorden cualquiera y no es una enfermedad. La hiperpilosidad que no sea consecuencia de un problema hormonal suele ser antigua, congénita y no evolutiva.

Hirsutismo

Se trata de la presencia de vello en la mujer en lugares característicos del hombre (rostro, pecho, muslos y glúteos). Este tipo de vello suele ser más tupido, grueso, oscuro y largo.
Suele darse como consecuencia de una producción excesiva de hormonas masculinas de las glándulas suprarenales situadas en los riñones y ovarios (lo que podría revelar un quiste benigno), pero también un tumor ovárico o suprarrenal, más grave pero, afortunadamente, menos frecuente.

Virilismo pilar o virilismo

Se trata de un hirsutismo hiperdesarrollado: la pilosidad de una mujer se torna similar a la de un hombre en todas las partes del cuerpo: espalda, hombros, barba…

Diferencias entre exceso de vello y la pilosidad abundante

El exceso de vello y la pilosidad abundante se diferencian en la naturaleza del vello y el lugar en el que se encuentra. El vello de brazos y piernas, común en ambos sexos, no está vinculado a las hormonas mientras que otros tipos de vello (axilas y pubis) aparecen en la pubertad como consecuencia de la producción de andrógenos en ambos sexos. Sin embargo, el vello facial (la barba), pectoral, en hombros, parte baja de la espalda y muslos sólo aparece por una tasa elevada de andrógenos producidos por el hombre.
Fíjate si el vello se encuentra en zonas masculinas y, en ese caso, si se debe a un desorden o si se trata de la ampliación de una zona común (bajo los glúteos, ingles).
La presencia de vello alrededor del ombligo, pezones y parte interior de los muslos es frecuente en las mujeres y se da con los cambios hormonales (pubertad, cambio de píldora etc.) así como el vello de tipo masculino (barba, bigote) que sale con la menopausia, sin que llegue a suponer un grave problema.

Hiperpilosidad: soluciones

En primer lugar, puedes consultarlo con un dermatólogo, quien te confirmará si se trata o no de un problema hormonal y quien te indicará qué pasos debes seguir. Ante un caso de exceso de vello, el dermatólogo intenta definir la causa: para ello realiza un interrogatorio sobre las circunstancias sobrevenidas, antecedentes personales y familiares y el tratamiento que se lleva a cabo. En caso de desajuste hormonal, te recetarán un tratamiento para disminuir la producción de andrógenos y la pilosidad excesiva. Los resultados no son inmediatos y hay que esperar unos meses para poder observar una diferencia significativa en términos de pilosidad.

La píldora

Si estás tomando la píldora, el médico puede recetarte otra que limite la producción de andrógenos en los ovarios (motivo por el que también se receta en caso de acné o en caso de producción de hormonas masculinas). Consúltalo con tu médico de cabecera o ginecólogo.

Depilación

Olvídate de la cuchilla y de las cremas depilatorias y pásate a la cera y a las maquinillas eléctricas para destruir el vello.
Lo ideal sería utilizar cera caliente. Si es la primera vez, acude a un centro de belleza: el resultado será mejor. También existen ceras calientes para utilizar en el hogar además de las bandas de cera fría, prácticas cuando vas de viaje o de vacaciones.
Las maquinillas eléctricas evitan que el vello se rompa, permiten arrancar un número mayor de vello y a largo plazo ralentiza su crecimiento. En caso de hiperpilosidad significativa, antes de proceder, espera a que el vello se debilite un poco con los tratamientos.
Las máquinas de calor o de luz que destruyen el bulbo también pueden ser una solución.
La depilación definitiva por luz pulsada o láser son técnicas costosas y largas.
Antes de decidirte es importante que te informes bien y no dudes en consultarlo con tu dermatólogo.
Finalmente, para sentirte bien con tu cuerpo, es importante sentirte bien psicológicamente. Por este motivo, no dudes en acudir a un psicólogo para restaurar la confianza en ti, a menudo minada por un gran complejo.
Gracias a la Dra. Estelle Roux, Dermatóloga.
A. Thoumieux

Otros contenidos del dosier: Depilación

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test