Antitranspirantes: ¿cómo funcionan?

Hoy en día, los antitranspirantes son muy eficaces para luchar contra la sudoración y sus molestias. Pero desde hace algún tiempo (sin duda el inicio de la filosofía bio y ecológica), han adquirido una mala reputación y los prejuicios han avanzado en cuanto a sus eficacia. ¡Dejemos a un lado los prejuicios y demos de nuevo la bienvenida a los antitranspirantes en nuestros cuartos de baño!

La diferencia entre el antitranspirante y el desodorante

Existen dos tipos de transpiración:

  • Emocional, causada por el estrés y las emociones. Aparece de repente sea cual sea la temperatura del ambiente: hablar delante de un público, un examen, una cita con alguien especial…
  • Fisiológica, causada por el calor o el esfuerzo físico. Aparece cuando nuestra temperatura corporal aumenta y, por tanto, sirve para regular la temperatura de nuestro cuerpo evacuando el exceso de calor.

Por tanto, nos vemos expuestos a la transpiración muchas veces al día por diferentes motivos, de ahí la importancia de hacerle frente a diario. Pero, contrariamente a lo que piensan muchas personas, la mayor parte del tiempo, un simple desodorante no basta. Y es que, aunque muchos los confunden, las funciones de un desodorante y las de un antitranspirante son totalmente diferentes.

Mientras que el desodorante sólo oculta los malos olores gracias a sus perfumes y a los agentes antibacterianos como el etanol, el antitranspirante también oculta los malos olores (también contiene perfume) al tiempo que actúa sobre el flujo de transpiración gracias a un activo antitranspirante como las sales de aluminio.

En resumen, mientras que el desodorante sólo asegura una protección que camufla los olores (perfume + agente antibacteriano), el antitranspirante, además, evita la desagradable sensación de humedad en las axilas (perfume + activo antitranspirante) regulando el flujo de sudor.

Antitranspirantes: ¿por qué son eficaces?

Las sales de aluminio, presentes en los antitranspirantes (generalmente el clorhidrato de aluminio) o en la piedra de alumbre, hoy en día son los únicos activos realmente eficaces para luchar contra la transpiración excesiva y los malos olores.  Al apretar los poros de la piel, permiten regular el flujo de sudor bajo las axilas, mientras que su acción antibacteriana contribuye a limitar la formación de malos olores en la superficie de la piel. Dado que la transpiración es un mecanismo fisiológico natural, el objetivo no es bloquear por completo la transpiración como lo hacen los tratamientos antitranspirantes, sino que se trata más bien de limitarla para que no resulte incapacitante por sus efectos.

Por tanto, ya vengan envasados en forma de spray, bola o barra, lo más importante es verificar en la lista de ingredientes la presencia de sales de aluminio que garantiza la eficacia y la denominación de antitranspirante. En el caso contrario, y a pesar del discurso alarmista pero infundado de determinadas marcas denominadas naturales o biológicas a propósito de las sales de aluminio, un desodorante fabricado únicamente a base de perfume y alcohol no bastará para que os sintáis "secos" durante todo el día. Tampoco protegerá vuestra ropa de las horribles manchas amarillentas situadas en la zona de las axilas que pueden originarse a largo plazo con una transpiración excesiva y a pesar de lavarlas repetidamente a temperatura elevada.

Recapitulemos: si transpiráis poco y simplemente buscáis sentiros bien durante el día, con un desodorante bastará. En cambio, si os molesta vuestro olor corporal y además notáis una desagradable sensación de humedad con aureolas debajo de las axilas, solo un antitranspirante os garantizará una eficacia segura y duradera.

A-F. Gaspar-Lolliot

Otros contenidos del dosier: Transpiración

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test