¿Qué provoca la caspa seca y cómo tratarla?

Tener caspa en la cabeza es muy corriente y, afortunadamente, es un fenómeno benigno. No obstante, la caspa puede resultar antiestética y conllevar cierto picor. Para tratarla correctamente, es importante distinguir de qué tipo de caspa se trata, pues existen varios. Aquí vamos a centrarnos en la caspa seca.

¿Qué se considera caspa seca?

La piel del cuero cabelludo se renueva aproximadamente cada 28 días mediante la formación de nuevas células epidérmicas que eliminan las células muertas empujándolas hacia el exterior de la epidermis. La caspa se produce cuando se altera este ciclo, cuya duración se reduce a unos 5 días. En esta circunstancia, como a las células muertas no les da tiempo de ir desprendiéndose progresivamente, se adhieren unas con otras y se apelmazan formando escamas, es decir, delgadas láminas de piel procedente de la capa externa de la epidermis de la superficie del cuero cabelludo. Es así como se forma lo que llamamos caspa.

Hay que recordar que la caspa en sí no constituye ninguna enfermedad, pero sí puede, en ciertos casos, ser un síntoma de enfermedades como psoriasis o dermatitis seborreica, por citar algunas. En lo que respecta a la caspa seca, aparece por lo general en cueros cabelludos normales o secos y presenta aspecto de escamillas laminares de color blanco, normalmente de menor tamaño que las de la caspa grasa, como partículas desprendidas de cuero cabelludo.

¿Cómo distinguir la caspa seca?

La caspa seca se dispersa fácilmente en el aire al peinarnos, inclinar la cabeza o pasarnos la mano por el cabello, cayendo como copos de nieve sobre los hombros. Asimismo, en principio no conlleva enrojecimiento del cuero cabelludo. El cabello puede presentar un aspecto un poco apagado, falto de brillo.

¿Qué la causa?

Por lo general, la caspa seca empieza a aparecer tras la pubertad y puede perdurar toda la vida. Al igual que en el caso de los eccemas, la propensión a la caspa forma parte de la herencia genética de cada persona, si bien algunos factores externos, como el estrés y el cansancio, pueden agudizarla. También puede verse favorecida por utilizar productos capilares inadecuados o secarnos el pelo a temperaturas demasiado elevadas, ya que estos procedimientos pueden dañar la epidermis del cuero cabelludo.

¿Cómo combatirla?

Cuando se trata de caspa seca y de escaso grosor, normalmente basta con usar un champú anticaspa. En caso de que el cuero cabelludo sea demasiado seco, conviene aplicar un producto hidratante, de la misma forma que solemos hidratarnos el rostro o el cuerpo. Si la caspa no desaparece, hay que consultar al dermatólogo.

E. Caron

Fuente: entrevista con la doctora Valérie Callot, dermatóloga

Otros contenidos del dosier: Caspa

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test