El champú: salud para tu cabello

El cabello es una máquina muy compleja compuesta de tallo piloso, parte libre que emerge de la superficie del cuero cabelludo, y de una raíz (bulbo), implantada en un folículo piloso. Su cantidad varía entre 100.000 y 150.000. Un cabello vive una media de cinco años, después se muere y cae para ser remplazado por otro, y así unas 25 veces. La vida de un cabello es así de frágil y, en caso de agresiones continuadas, corre el riesgo progresivo de que nunca vuelva a ser sustituido. Por tanto, es esencial cuidarse la cabellera, empezando por lavarla bien.

Un buen estado de salud pasa por una buena higiene

Empieza por mojarte los cabellos dejándolos un buen rato debajo del chorro de agua.
A continuación, ponte un poco de champú en la palma de la mano y aplícalo en el cabello. No hace falta frotar demasiado fuerte el cuero cabelludo, sino lo suficiente para masajearlo delicadamente. Para que los activos del champú tengan tiempo de hacer su efecto, lo ideal es dejarlo reposar durante unos instantes. Después emulsiona con un poco de agua y retoma el masaje. No sirve de nada enjabonarse el cabello dos veces –sobre todo si te lo lavas con mucha frecuencia, pues sólo sirve para sensibilizar inútilmente el cuero cabelludo.
Cuando te hayas enjabonado el cabello, procura aclararlo abundantemente. El aclarado es casi más importante que el lavado. Si se quedaran restos de champú en el cabello, la caspa y los picores estarán garantizados. ¿Cómo saber si está bien aclarado? Deben rechinar en los dedos. Los más valientes acaban con un chorro de agua fría (excelente para el cuero cabelludo y para que el cabello brille).
Deja que el cabello se seque de la forma más natural posible y evita los secadores, nos explica Marc Delacre. Si vives en una gran ciudad, es mejor salir con los cabellos bien secos. De hecho, el polvo se pega más fácilmente a los cabellos húmedos.
Los cepillos y los peines pueden utilizarse en el peinado, siempre que se utilicen con delicadeza.
Por último, es importante tratar los cabellos en función de su naturaleza. Igual que sucede con la piel, existen cabellos secos y cabellos grasos. A estos problemas a menudo se les añaden otros como una fragilidad excesiva, caspa o caídas estacionales que hay que tratar obligatoriamente para volver a tener un pelo bonito.
Elodie Liénard

Otros contenidos del dosier: Consejos para cuidar tu cabello

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test