Domar mis rizos

El secreto de una ondulación perfecta reside en la hidratación. El inconveniente de los cabellos ondulados y rizados es que son muy secos, su cuero cabelludo no produce suficiente sebo. Por tanto, conviene hidratar correctamente la cabellera para poder domarla mejor.

Enriquecer adecuadamente el cabello para domarlo mejor

Poder presumir de bonitas ondulaciones, flexibles y ligeras, es el fruto de un largo trabajo. En primer lugar, los cabellos ondulados son más frágiles que los cabellos lisos, son más secos y necesitan que los hidraten constantemente. Por ello, como champú, escoge uno extranutritivo especial para “cabellos rizados”. También se aconseja utilizar acondicionador, para una doble dosis de hidratación. Opta por productos con un fuerte poder nutritivo como los champús o las mascarillas a base de proteínas de trigo, aceite de argán, oliva o mantequilla de karité.
Uno o dos lavados por semana son suficientes. Es preferible que siempre te hagas lavados suaves, es inútil agredir un cuero cabelludo de por sí frágil. Para una hidratación máxima, no te olvides el acondicionador. Escógelo también según su acción nutritiva, creará una funda alrededor de la fibra capilar que la protegerá mejor de los ataques externos (contaminación, secador, planchas). Además, aportan una suavidad máxima y un toque muy agradable.

Si prefieres un acabado natural

Una vez has lavado y nutrido tu cabello, toca desenredarlo y peinarlo. Llegados aquí, no es tan complicado: ¡cuánto menos hagas mejor! Es inútil utilizar el cepillo o el peine: lo ideal es ponerse espuma moldeadora en el cabello todavía húmedo utilizando las yemas de los dedos. Así las ondulaciones se colocan en su lugar de forma natural.

Alisar los cabellos ondulados

Si no consigues dominar tus ondulaciones, también puedes alisarlas. Ante todo, debes saber que los productos alisadores te facilitarán enormemente la tarea. Con ellos, el
cepillo se deslizará más fácilmente en tu cabellera y adquirir suavidad se convertirá en un juego de niños. Además, al envolver las escamas, protegen tu cabello del calor del secador y hacen que tu alisado dure más.
Primera cosa a tener en cuenta: no hay que correr. Para conseguir tu alisado sobre seguro, tienes que armarte de paciencia, ya que tendrás que alisarlo mechón a mechón.
Procura no acercar demasiado el secador para no estropear la fibra capilar. Para un resultado perfecto, aplica un sérum nutritivo en toda la cabellera. Este pequeño gesto lo mantendrá luminoso y brillante.
Sin embargo, ves con cuidado, aunque te parezca que los alisados te sientan bien, no hay que abusar. Los alisados son agresivos para tus cabellos y con uno a la semana ya es suficiente. ¡El resto del tiempo aprovecha tus bonitas ondulaciones!

Otros contenidos del dosier: Problemas capilares

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test