El masaje tailandés

A través del amasado de los músculos, destensa y desanuda los bloqueos y las tensiones musculares. Recurrir a la digitopuntura permite presionar puntos precisos de acupuntura y reequilibrar el Qi, es decir, la energía vital que nos rodea. En la tradición oriental, toda enfermedad está asociada con un desequilibrio del Qi. Esta práctica, además, mejora la circulación sanguínea. Por último, los estiramientos inspirados en el yoga, el trabajo articulatorio y las manipulaciones del esqueleto mejoran la fluidez y la soltura del cuerpo. Todo queda en su lugar.

Beneficios del masaje tailandés

En Tailandia, los masajes se practican a título preventivo y terapéutico. Es especialmente eficaz en el trato de dolores dorsales, problemas circulatorios, dolores de cabeza, insomnios, angustias, cansancio generalizado, estrés, etc. Si se practica de forma regular hace la vida cotidiana más armónica. Tradicionalmente, se enseñaba en los templos budistas y, de hecho, la escuela más famosa era la de Wat Po, en Bangkok.
El cuidado del cuerpo depende siempre de uno mismo. Además, el masaje tailandés libera las tensiones físicas y permite alejar las emociones negativas.

¿Cómo es una sesión?

El masaje tailandés en España empieza siempre con una taza de té. Después, el propietario del centro, de origen tailandés, te invita a pasar a una sala de masajes y sugiere que te pongas un sarong, una especie de pareo, y una camisa muy amplia y te indica que te estires sobre el tatami. El masaje empieza por la planta de los pies. Esta zona energética es de vital importancia, pues refleja todo el cuerpo y muestra una primera indicación sobre los puntos fuertes y débiles del cuerpo que se masajea.

Al inicio de la sesión, el cuerpo está tenso, contraído, como si fuera un pedazo de tierra que debe amasarse para que los músculos y las articulaciones, pasando por el sistema circulatorio, pasen a un estado de fluidez, ligereza y dinamismo. Como si de un escultor se tratara, el masajista modela el cuerpo, reanima los meridianos, sacando al exterior una geografía corporal nueva, dotada de sus propias líneas y puntos esenciales. Abrir las articulaciones gracias a estiramientos en que el masajista y el masajeado se involucran al cien por cien en la sesión, comprimir la circulación en ciertos puntos para limpiar los vasos y estimular el Qi, pasar la punta de los dedos por cada vértebra dorsal, estirar la espalda, liberar las tensiones de la nuca que restringen su libertad….

El masajista, absolutamente concentrado, dedica tiempo a cada una de estas tareas.
Como si fuera una muñeca abandonada en manos de un experto que tiene un profundo conocimiento del cuerpo humano, el masajeado se relajará aunque quizás se sorprenda por las manipulaciones. El masaje tailandés no tiene nada que ver con toques más o menos insistentes, sino que el trabajo se realiza en profundidad. Durante la hora y media que dura la sesión, te sentirás totalmente relajado, incluso llegarás a dormirte.

Cuando pises la calle, descubrirás que tienes más soltura en los movimientos, te sentirás bien, en plena posesión de tus capacidades físicas y mentales. ¡Pura felicidad!
Para cualquier masaje, se recomienda consultar a masajistas o fisioterapeutas con título propio.
La Escuela Española de Masaje Tradicional Tailandés te ofrece la oportunidad de aprender esta fantástica terapia oriental además de poder disfrutar de tratamientos exclusivos que incluyen masaje tailandés.
Teléfono: 91 369 45 39

Otros contenidos del dosier: Masajes

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test