Consejos para combatir el frío este invierno

El frío pone a prueba tu organismo

El mercurio se acerca a cero y la nieve amenaza con paralizar algunas regiones. ¡Cuidado! Estas temperaturas extremas pueden conllevar algunos riesgos para tu organismo. Hay que prestar especial atención a los niños y a las personas mayores, dos franjas de edad muy sensibles y que se quejan poco del frío. Cada año, cientos de personas son víctimas de patologías provocadas o agravadas por el frío1. Existen varios tipos de casos:

  • Las enfermedades provocadas directamente por el frío como los sabañones (en casos extremos algunos pueden llevar a amputaciones) o la hipotermia (disminución de la temperatura del cuerpo por debajo de 35°C) que pueden provocar lesiones graves o incluso mortales.
  • La agravación de las enfermedades ya existentes, en particular, las enfermedades cardiovasculares y respiratorias (bronquitis crónica, asma...). El frío, el viento y la humedad exigen que nuestro organismo haga un esfuerzo suplementario para mantener una temperatura corporal normal. Varios estudios americanos y europeos han demostrado que los días más fríos se asociaban con una mayor mortalidad cardiovascular (+ de un 2% de riesgo de infarto de miocardio por cada grado menos, según un estudio británico)2. Las personas más expuestas son las personas mayores que ya sufren enfermedades coronarias3.
  • Efectos indirectos, como el aumento de riesgo de intoxicaciones por monóxido de carbono provocadas por disfunciones en los aparatos de calefacción de gas, fuel o carbón, o por el uso inapropiado de un calefactor que no se debe de usar durante más de 2 horas. En caso de que necesites instalar un grupo electrógeno, se recomienda instalarlo fuera de casa (en vez de ponerlo en el sótano o en el garaje) y prestar atención a la ventilación de la vivienda, pues puede obstruirse.

Pedir consejo al médico y al farmacéutico puede resultar útil para las personas sensibles y para su entorno, según aconsejan las autoridades sanitarias.

En la práctica, ¿cómo vestirse?

Abrigarse bien es muy importante. Algunos consejos útiles:

  • Es preferible ponerse varias capas, en vez de utilizar un jersey gordo: la capa de aire entre cada prenda actúa como aislante.
  • Hay que evitar las prendas ceñidas que corten la circulación sanguínea. Es mejor que sean amplias, con una capa exterior impermeable al agua y que corte el viento.
  • Para abrigar las extremidades (manos y pies), que se enfrían más rápido, y protegerse contra los sabañones, hay que ponerse guantes y zapatos, preferiblemente con suelas antideslizantes para evitar las caídas.
  • No te olvides de cubrirte la cabeza (gorro, capucha...), parte del cuerpo por la que se puede perder hasta un 30% de calor.
  • La bufanda puede completar el atuendo.

¿Cuáles son las precauciones si se sigue un tratamiento médico?

Algunos fármacos contra la tensión y las anginas de pecho pueden alterar los mecanismos de lucha contra el frío, según advierte la agencia francesa del medicamento.

Algunos medicamentos para tratar desórdenes mentales, como los neurolépticos, pueden perturbar el mecanismo corporal de regulación de la temperatura.

Otros medicamentos pueden agravar los efectos del frío alterando las capacidades y la atención del individuo para protegerse contra el frío.

Pero en la mayoría de los casos, un medicamento bien utilizado no supone un riesgo por sí mismo. También se deben de tomar en consideración la enfermedad y la edad.

¿Cuáles son las personas que tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones?

Cuando padecemos de una o varias enfermedades corremos el riesgo de soportar el frío aún peor. Puede tratarse de desórdenes cardíacos o respiratorios (incluida el asma), de hipotiroiditis, de enfermedades neuropsiquiátricas, de infecciones respiratorias o de un hándicap como una parálisis. Las epidemias de invierno (gripe, gastroenteritis que deshidratan...) y la alcoholemia pueden agravar la situación.

Los niños más pequeños (de 0 a 2 años) o las personas mayores son vulnerables al frío. Los primeros porque pierden su calor corporal más fácilmente que los adultos y los segundos porque tienen un metabolismo ralentizado, con menos actividad física y una alimentación o hidratación insuficientes.

Consejos para ser prudentes frente a la bajada de las temperaturas

Además de los gestos imprescindibles contra las bajas temperaturas, adquirir unos buenos hábitos puede limitar los riesgos para tu salud 1,3:

  • Primero, es mejor quedarse en casa protegido del frío el mayor tiempo posible, con provisiones de agua y víveres y con una calefacción normal. Si tienes que salir, es obligatorio ponerse varias capas de ropa para aislar correctamente y ayudar lo máximo posible al cuerpo a mantener una temperatura normal. Acuérdate de taparte la cabeza (gorro, sombrero, visera, fular...), lleva guantes y zapatos apropiados, impermeables y que conserven el calor.
  • Para evitar cualquier riesgo de hipotermia o de congelación, conviene vestirse adecuadamente, especialmente en las extremidades y taparse la nariz y la boca para respirar menos aire frío. Además, unos buenos zapatos permiten evitar menos caídas.
  • Es mejor no sacar a los bebés y a los niños pequeños, aunque estén bien abrigados. Frente a una previsión de una ola de frío, las personas más vulnerables deben pedir consejos personalizados y adaptados a su médico, en particular, pregúntale a tu médico si es conveniente vacunarte contra la gripe.
  • Si debes utilizar el coche, es importante comprobar su estado general y no salir sin antes haber escuchado el tiempo y llevar un botiquín de primeros auxilios, mantas y una bebida caliente.
  • Intenta limitar los esfuerzos físicos y evita salir por la noche cuando hace aún más frío. El frío exige más esfuerzos a nuestro cuerpo y especialmente a nuestro corazón, que late más rápido para luchar contra el enfriamiento corporal. Si tienes que retirar la nieve, hazlo cuando esté fresca, no esperes a que esté apisonada. Cuando sientas que debes aumentar el esfuerzo y que es "un poco difícil", para.
  • Evita consumir alcohol antes de salir. A pesar de las ideas preconcebidas, esto no abriga, al contrario, el alcohol ayuda a dilatar los vasos sanguíneos de la piel, lo que da una sensación de calor, pero en realidad tu cuerpo se enfría aún más porque los vasos sanguíneos dilatados facilitan que se escape el calor corporal. Resultado: el entumecimiento hace desaparecer las señales de alerta y no nos acordamos de protegernos.
  • No calientes demasiado tu casa, pon la calefacción a una temperatura normal y asegúrate de que esté bien ventilada para evitar riesgos de intoxicación por monóxido de carbono. El monóxido de carbono es un gas altamente tóxico. La intoxicación por monóxido de carbono puede provocar secuelas de por vida e incluso la muerte. Si ves a una persona sin hogar o con dificultades en la calle, llama al 112.

 

D. Bême

Fuentes:

1 - "Grand froid : quelques précautions à prendre" – Comunicado de Prensa de Salud Pública Francia
2 - Short term effects of temperature on risk of myocardial infarction in England and Wales: time series regression analysis of the Myocardial Ischaemia National Audit Project (MINAP) registry - BMJ 2010; 341:c3823 - (Resumen online)
3 - Comunicado de la Fondation Coeur et Artères - diciembre 2010

Otros contenidos del dosier: Programa anti-frío

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test