Balnearios y pediatría: ventajas de los tratamientos termales para los más pequeños

Curas termales infantiles: indicaciones

El 85% de los niños que se someten a una cura termal lo hacen para tratar enfermedades de las vías respiratorias, entre las que se incluyen el asma, las alergias del aparato ORL, las traqueítis, las rinitis y también las anginas, bronquitis, otitis y rinofaringitis crónicas.

El tratamiento de las enfermedades dermatológicas, y en particular de las dermitis atópicas, representa el 10% de las curas termales infantiles. A partir de los tres años de edad, los niños también pueden acudir a un balneario para tratar las secuelas de una quemadura o incluso soriasis.

Un bajo porcentaje de niños también recibe estas terapias para tratar lo que los médicos denominan “trastornos del desarrollo”. Este término, propio de la jerga médica, incluye retrasos en el crecimiento, la consolidación de una factura o incluso una inestabilidad motriz o enuresis (“hacerse pipí en la cama”). 

¿Qué cuidados ofrece un balneario para los más pequeños?

La estación termal debe elegirse en función de la composición del agua, ya que hay distintos tipos, y algunos son más eficaces para patologías concretas. Así pues, las aguas sulfurosas de los Alpes y los Pirineos son famosas por curar infecciones, tanto de las vías respiratorias como de la piel.

Las aguas que contienen bicarbonato son más eficaces en dermatología, como las de la Meseta central, ricas en cloro-bicarbonatos y perfectas para las alergias de tipo respiratorio. El tratamiento de enfermedades respiratorias consiste, generalmente, en inhalaciones, pulverizaciones e irrigaciones nasales.

Para las enfermedades cutáneas, como la dermatitis atópica, el tratamiento consiste en pulverizaciones externas, duchas multi-chorro y baños de agua termal. En ciertos casos se necesitan varias curas para tratar las infecciones.

En lo referente a los trastornos del desarrollo, hay varios balnearios en  España que ofrecen un tratamiento específico para esta enfermedad terapéutica, como el Balneario de Lanjarón, Balneario Hervideros de Cofrentes o Balneario Fuentes del Trampal. Las aguas de estos balnearios son ricas el cloruro de sodio, una sustancia muy recomendada a niños que sufren un trastorno del desarrollo o enuresis. Los tratamientos consisten en curas de bebidas, baños, duchas a chorro, sesiones de gimnasia acuática (no siempre) e inhalaciones. Estos centros también tienen un servicio de psicología para acompañarles y, sobre todo, para que los niños que sufren enuresis no se sientan culpables. 

Los tratamientos termales y sus efectos

Nombre del tratamiento

Efecto

Baño general

Calma el dolor

Baño general con gas

Calma el dolor

Baño nasal

Profiláctico*

Baño de vapor colectivo

Socializa

Ducha general

Estimula

Ducha general aplicada

Estimula

Aerosolterapia

Profiláctico *

* Conjunto de medidas para prevenir enfermedades.

Las sesiones se pueden organizar de dos formas. Una o más personas del entorno del niño pueden turnarse para acompañarle durante el tratamiento, que suele durar unos 18 días. Si no fuera posible, existen residencias infantiles gestionadas por profesionales y animadores diplomados. En general, están ubicadas en la misma estación termal.

S. Laîné

Para más información:

Alergia: síntomas característicos

Problemas de salud del niño de 1 a 3 años

Otros contenidos del dosier: Termalismo y medicina

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test