Cura termal para tratar patologías venosas

Una insuficiencia venosa puede traducirse en un ataque a las venas superficiales o profundas, lo cual produce varices y flebitis. La sangre no fluye tan rápidamente y se “estanca” en las venas y arterias. La flebitis se produce cuando se forma un coágulo en una vena profunda. Las curas termales proponen tratar varias patologías venosas con tratamientos específicos.

Patologías venosas tratadas

El 40% de los pacientes suelen padecer secuelas de una flebitis: edemas, afecciones cutáneas o incluso úlceras post-flebitis. La cura, en general, se lleva a cabo durante el mes siguiente al episodio flebítico, cuando el paciente aún está bajo tratamiento médico.
Las otras indicaciones correspondientes a insuficiencias venosas crónicas, de varices o no, son los problemas circulatorios en general. Los pacientes suelen sufrir las habituales “piernas cansadas”, calambres y hormigueo. También pueden recurrir a esta cura aquellos que tengan problemas cutáneos asociados a una insuficiencia venosa: edemas, dermitis o incluso un eccema varicoso. Los problemas de hemorroides, acrosíndromes y acrocianosis, que se manifiestan por una disfunción circular también pueden someterse a esta cura.
Las contraindicaciones son las mismas que para todas las curas termales: no se pueden tratar úlceras graves ni linfangitis.

Curas ofrecidas

La insuficiencia venosa es consecuencia de una mala circulación de la sangre hacia el corazón. Para estimular la circulación de las venas superficiales y profundas, se propone una balneoterapia tibia (entre 27 y 29 ºC). La persona se sumerge en una bañera de chorros de agua cuya presión disminuye de forma progresiva durante la sesión. Los baños pueden ser bien diversos: en una bañera o piscina, con burbujas, enriquecidos con oxígeno o incluso baños de barro. Es recomendable que camines por pasillos de agua a contracorriente, siempre con el objetivo de estimular la circulación venosa.
Además de la balneoterapia, los institutos también proponen masajes localizados que permiten un drenaje manual de la sangre. Esta cura específica está siempre bajo la supervisión de un médico termal o kinesiterapeuta. Permite deshinchar, aliviar y disminuir el dolor a nivel de las piernas. Debes tener en cuenta que para los tratamientos de la flebitis, esta cura suele estar relacionada con un seguimiento reumatológico o ginecológico.

Tratamientos y efectos

Efecto Calma el dolor Regulación de la circulación venosa Flebo-dinámico Estimulante Calma el dolor Flebo-dinámico Regulador, calma el dolor

Una ocasión para prevenir y educar

Los episodios de insuficiencia venosa pueden curarse si se tratan desde el principio.
Sin embargo, el mejor tratamiento es la prevención. Por ello, a lo largo de estas curas, te ofrecerán consejos a nivel dietético además de sugerencias de actividad física y soluciones de contención diarias.
Estas curas termales suelen implicar una estancia de tres semanas. No obstante, también puedes beneficiarte de una cura más corta, para prevenir o aliviar los dolores.
Sarah Laîné

Otros contenidos del dosier: Termalismo y medicina

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test