Dolor de espalda: ¡Piensa en un tratamiento termal!

La relajación, los masajes, los baños y los balnearios ofrecen varios tratamientos para las personas que sufren de la espalda. Estos tratamientos termales, que se basan más en el marco multidisciplinar de la estancia que en la composición del agua, son una buena forma de romper el círculo vicioso del dolor dorsal.

Un marco multidisciplinar

Los tratamientos termales específicos de los dolores dorsales asocian diversos métodos terapéuticos. La estancia también se basa en el descanso y la relajación, pues los dolores de espalda suelen tener siempre un componente psicosomático.
Diversos profesionales de la sanidad participan en este tipo de estancia. Cada vez es más frecuente que los agentes termales que forman parte de los tratamientos de crenoterapia (cuidado termal), médicos, kinesiterapeutas, dietistas y psicólogos, puedan ocuparse de los pacientes.
Los ejercicios propuestos tienen como objetivo aliviar los dolores y reforzar los músculos de la espalda además de aprender las buenas posturas que debes adoptar diariamente. Ciertos centros son verdaderas “escuelas de la espalda”.

Tratamientos termales adaptados

Los tratamientos que ofrece el termalismo a aquellos pacientes que sufren de dolores dorsales son varios. Explotan los beneficios de la composición físco-química de las aguas termales además de las propiedades terapéuticas del calor.
En reumatología, los tratamientos termales proponen baños con hidrojet, duchas, cuidados en sauna, aplicaciones de barro y ejercicios de piscina. El calor tiene como objetivo calmar y aliviar los dolores. Los ejercicios en piscina también pueden realizarse para flexibilizar y reforzar la musculatura dorsal. Las contraindicaciones son las mismas que las del termalismo: pacientes propensos a enfermedades contagiosas, que padecen un cáncer evolutivo, que sufren deficiencias inmunitarias o que viven en una depresión grave. En caso de haber sufrido un accidente vascular cerebral, el paciente deberá esperar al menos seis meses antes de acudir a un centro termal. En resumen, si la persona sufre de impulsos articulatorios agudos, no es aconsejable que se decline por uno de estos tratamientos.
Sarah Laîné

Otros contenidos del dosier: Termalismo y medicina

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test