El termalismo del siglo XXI, a la conquista del bienestar

Hoy en día, el termalismo forma parte del sistema de salud. Se ocupa de ciertas enfermedades crónicas complementándolas con tratamientos tradicionales. Los tratamientos han pasado por pruebas científicas, en especial los relacionados con el ámbito de la reumatología, vías respiratorias y enfermedades del aparato urinario.
Gracias a su éxito en el campo médico, el termalismo intenta, actualmente, entrar en el universo del bienestar y la relajación. Al igual que la talasoterapia, a partir de ahora es posible acudir al balneario para ponerse en forma, para realizar tratamientos adelgazantes o incluso para combatir la celulitis. Estas estancias, con mayor o meno seguimiento médico, resultan un descanso formidable para la mente y el cuerpo.

Balneario: un lugar de cuidados privilegiado

El balneario es un lugar de tratamientos privilegiado donde los clientes están rodeados por un entorno tranquilo y pacífico que mezcla el descanso y la buena convivencia.
Ante todo, las estancias termales ofrecen tratamientos beneficiosos y de larga duración, pero del mismo modo, otorgan una verdadera relajación, una reconquista de la armonía del cuerpo y la mente. Sin embargo, los beneficios terapéuticos de los tratamientos termales no sólo están reservados para la salud.
Los tratamientos resultan seductores gracias a su capacidad de descanso y relajación.
Sin lugar a dudas, cada vez más españoles optan por acudir durante una breve estadía a un balneario. Para ponerse en forma, para redefinir la silueta o relajarse, todos y cada uno de los tratamientos favorecen el bienestar y la plenitud.

Balnearios para el rejuvenecimiento

Y para responder a las expectativas de esta nueva clientela, los establecimientos termales han realizado, desde hace varios años, renovaciones en sus centros con el objetivo de hacer sus espacios más acogedores, cómodos y con un estilo parecido al de los spa y centros de talasoterapia.
Para que recuperes tu energía física y anímica, puedes escoger entre: - Tratamientos para ponerte en forma. Suelen durar unos seis días y permiten una clara mejora general del organismo. Estos tratamientos se componen de cuidados de agua, masajes y ejercicios de relajación;
- Los fines de semana permiten a los neófitos descubrir un nuevo universo de relajación. Dos días es muy poco para poder aprovechar plenamente los efectos de los tratamientos tradicionales, pero un fin de semana termal te relajará y serenará.
Una verdadera “politerapia” en la que el agua, las técnicas termales, el entorno y los tratamientos ofrecidos por todo el personal sanitario del balneario participan; el termalismo del nuevo milenio vehicula la filosofía del bienestar que tanto deseas. ¡Al agua patos!
Jessica Xavier

Otros contenidos del dosier: Termalismo y medicina

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test