Termalismo y pediatría

El termalismo no es la panacea de los adultos. Los niños también pueden beneficiarse desde una edad muy temprana. La mayor parte de las curas termales para niños están reservadas para el tratamiento de afecciones respiratorias. Sin embargo, un niño también puede pasar una temporada en un centro termal si sufre una enfermedad cutánea, trastornos de comportamiento o incluso enuresis, más vulgarmente denominada “hacerse pipí en la cama”.

Curas infantiles: indicaciones

El 85% de los niños que están sujetos a una cura termal sufren enfermedades en las vías respiratorias. Esta indicación terapéutica puede aplicarse a enfermedades tales como asma, alergias, traqueítis, rinitis o incluso bronquitis, otitis o rinofaringitis crónica.
El tratamiento de las afecciones dermatológicas, y especialmente de las dermitis atípicas, representa el 10% de las prescripciones de las curas termales infantiles. A partir de los tres meses de edad, ya se pueden producir secuelas de quemaduras o psoriasis en un niño.
Una discreta proporción de niños desarrollan aquello que los médicos denominan “problemas de desarrollo”. Este término, típico de la jerga médica, también incluye los retrasos de crecimiento, la consolidación de una fractura o incluso la inestabilidad motriz o la enuresis (hacerse “pipí en la cama”).

¿Qué tratamientos hay para niños?

Debes escoger el centro termal en función de la composición de sus aguas, ya que algunas resultan eficaces para patologías muy específicas. Por ejemplo, las aguas de los Alpes y los Pirineos resultan especialmente beneficiosas para curar infecciones de carácter respiratorio o cutáneo.
En caso de la dermatología, se recomiendan, sobre todo, aquellas aguas ricas en bicarbonato, por ejemplo las del Macizo Central, que también contienen clorobicarbonatos, recomendados para las alergias respiratorias. Los tratamientos para
enfermedades respiratorias suelen incluir inhalaciones, pulverizaciones e irrigaciones nasales.
En lo referente a las afecciones cutáneas, como la dermatitis atípica, las curas consisten en pulverizaciones externas, duchas con chorros múltiples y baños en aguas termales. En ciertos casos, se necesitan más tratamientos para tratar las infecciones.
En cuanto a los problemas de desarrollo, en España apenas se conoce un centro termal que ofrezca tratamientos pero Francia goza de cinco balnearios que se ocupan de esta indicación terapéutica: La Bourboule, Lons-le-Saunier, Salies-du-Salat, Salies-de- Béarn y Salins-les-Bains. El agua de estos centros es rica en cloruro de sodio, especialmente recomendado para niños que padezcan problemas de desarrollo y enuresis. Los tratamientos incluyen curas de agua, baños, duchas con chorros, sesiones de gimnasia acuática pero, en ningún caso, inhalaciones. Además, estos centros cuentan con un psicólogo que acompaña al paciente y, sobre todo, ayuda a los niños a liberarse de la culpa que implica la enuresis.

Tratamientos y efectos

Efecto Calma el dolor Calma el dolor Profiláctico* Socializa Estimula Estimula Profiláctico* * Conjunto de medidas para prevenir enfermedades
Las estancias pueden organizarse de dos formas. Una o más personas del entorno del niño pueden irse relevando para acompañarle durante su cura de 28 días. Sino, también existe la posibilidad de “casas de niños”, gestionadas por profesionales y animadores titulados. Suelen estar instaladas en la propia estación termal.
Sarah Laîné

Otros contenidos del dosier: Termalismo y medicina

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test