Termalismo y reumatismos

¿A quién se dirige la cura reumatológica?

La cura reumatológica va destinada a las personas que padecen artrosis o tendinitis crónicas, reumatismos o fibromialgia, pero también se recomienda después de cualquier intervención quirúrgica.
Desde hace varios años, los médicos deportivos cada vez aconsejan más las curas termales en caso de una recuperación al final de la temporada deportiva, o para una reeducación post-traumática o para prevenir esfuerzos físicos intensos.

Tratamientos que ofrece la cura termal

Por todos es sabido que el frío es el enemigo declarado de los reumatismos. Por eso, los pacientes agradecen los efectos del agua termal, que gracias al agua y a su composición química facilitan los movimientos. Los beneficios después de una cura reumatológica suelen ser el resultado de un tratamiento termal en sí mismo, ligado a las ventajas de estar descansado y las instrucciones sanitarias que recibe el paciente.
Es la combinación ganadora de los tratamientos curativos y preventivos.

Tratamientos y efectos

Efecto Calma el dolor Relaja, estimula Calma el dolor Relaja Relaja, estimula Relaja, estimula Calma el dolor Descongestiona, vasodilata* Relaja Trófica, revulsiva y desintoxicante Vasodilata*, desintoxica Calma el organismo, estimula Moviliza, relaja
* Aumenta el diámetro de los vasos sanguíneos

Reumatismos: ¿dónde acudir?

Las afecciones reumatológicas afectan a 6 de cada 10 pacientes y 75 de cada 100 balnearios están equipados para recibir a personas que necesitan un tratamiento de este tipo. Así pues, no te resultará muy difícil encontrar un centro termal que ofrezca este tipo de curas cerca de casa.

Contraindicaciones de las curas termales

Este tipo de curas están particularmente contraindicadas a aquellas personas a quienes el desplazamiento a un balneario y la exposición a un tratamiento caluroso puedan resultar peligroso o incluso pesado. Esta contraindicación también incluye a personas que padecen estados de cansancio físico, depresión o deficiencia inmunitaria. Y, por descontado, las estancias de tres semanas tampoco se recomiendan en casos de problemas venosos importantes acompañados de úlceras varicosas, o durante un periodo de convalecencia de una enfermedad infecciosa ni tampoco después de un accidente vascular cerebral sufrido recientemente.
Anne-Flore Gaspar

Otros contenidos del dosier: Termalismo y medicina

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test