Cómo superar el complejo de inferioridad

Tanto si está fundamentado en un verdadero defecto como en un defecto supuesto, el complejo de inferioridad constituye una gran fuente de sufrimiento. El tratamiento más adecuado es llevar a cabo una terapia cognitiva-conductual.

Complejo de inferioridad: una mala imagen de sí mismo

“El complejo se define como un conjunto de preocupaciones centradas en un defecto (físico o de orden intelectual o psicológico) real o supuesto”, informa el Dr. Fanget. Y este complejo puede hacer que nos sintamos inferiores. También se puede padecer un complejo de inferioridad si se es más bajo que la media, si se es calvo o si se tienen las orejas demasiado separadas (la persona que padece un complejo así intenta ocultar la parte del cuerpo que no le gusta, por ejemplo llevando tacones o una peluca), pero también nos podemos sentir inferiores en el ámbito intelectual (sería el caso de la persona que no toma la palabra en una reunión porque se siente tonto en comparación con los demás y tiene miedo a que las personas asistentes le consideren idiota) o debido a un defecto físico supuesto pero inexistente (entonces hablaríamos de dismorfofobia).

Tras el complejo de inferioridad de origen psicológico (“soy un desastre”) se ocultan problemas de autoestima, con sobrevaloración de otros (verse más guapos, más inteligentes, más valientes...). Consecuencias de este complejo de inferioridad: retraerse en sí mismo, miedo a los demás, angustia, inhibición o incluso depresión. “El sufrimiento asociado a los complejos es enorme”, confirma el Dr. Fanget. Y por otra parte, a menudo el entorno subestima este problema.

Causas del complejo de inferioridad

La falta de confianza en uno mismo, fuente de un complejo de inferioridad, puede deberse a diversos motivos. “Puede que la infancia tenga su papel”, informa el Dr. Fanget. Por ejemplo, haber tenido un padre o una madre acomplejado puede influir, al igual que crecer en una familia de las llamadas “tóxicas”, que te rebajan y resaltan uno de tus defectos físicos… “También cabe añadir a esto la influencia de los cursos escolares:en el colegio puede desarrollar un complejo, sobre todo si se trata de un niño que no tiene confianza en sí mismo”, añade el Dr. Fanget.

Por último, “nuestra sociedad perfecta refuerza los complejos”, subraya el psiquiatra. También cabe saber que el complejo de inferioridad a menudo se desarrolla en personas perfeccionistas.

Cómo superar el complejo de inferioridad

“La mejor forma de vencer un complejo de inferioridad es seguir un tratamiento de autoestima para aprender a responder a tu pequeña voz interior, que te dice que eres feo o inútil”, informa el Dr. Fanget. Las terapias cognitivo-conductuales son las más adecuadas para recuperar la confianza en uno mismo.

Algunos consejos de las terapias cognitivo-conductuales en caso de padecer un complejo de inferioridad:

  • En primer lugar debemos entender las causas de nuestro complejo.
  • Aceptar nuestros puntos débiles y situar el defecto en el contexto (por ejemplo: odio mi nariz, ¿pero qué es lo que me gusta de mi físico?)
  • Desfocalizar: el ser humano es un conjunto de cosas (un físico, un intelecto y también relaciones humanas…)
  • Limitar el perfeccionismo: cuando se es perfeccionista, a menudo se tienen complejos.
  • Hacerle frente, no intentar ocultar el complejo, hablarlo abiertamente con los demás.
  • Reafirmarse con los demás: decir lo que se tiene que decir, aunque nos sintamos tontos. Pedir a los que nos rodean que nos digan cuáles son nuestras cualidades y nuestros defectos.

A. Glover-Bondeau

Fuentes:

- Entrevista al Dr. Frédéric Fanget.
- Dra. Marie-Claude Gavard, Dominique Bouchart, 60 réponses pour être heureux (60 respuestas para ser feliz), Éditions Odile Jacob, 2008
- Bénédicte Nadaud, Karine Zagaroli, Surmonter ses complexes. Les comprendre pour les assumer (Superar los complejos. Comprenderlos para asumirlos), Éditions Eyrolles, 2008
 - Dr. Frédéric Fanget, Affirmez-vous pour mieux vivre avec les autres (Reafirmarse para vivir mejor con los demás), Éditions Odile Jacob, 2011
 - Dr. Frédéric Fanget, Je me libère (Me libero), Éditions Odile Jacob, 2013 

Otros contenidos del dosier: Autoestima

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test