No dejes que la modestia te impida ver tus logros

Cuando uno interioriza en exceso esa creencia de “ser modesto es ser buena persona” y actúa en consecuencia, en ocasiones, se pierde sin llegar a conocerse del todo o infravalorándose. Reconocer nuestros logros desde una actitud coherente nos ayuda a forjar un sano autoconcepto y una autoestima fuerte, sin tener por ello que convertirnos en personas altivas.

Demasiada modestia: falta de respeto hacia ti mismo

¿Por qué deberíamos dejar de alegrarnos por haber hecho un buen trabajo?, ¿o no sentirnos orgullosos por recibir una buena crítica? Muchas personas que se han educado bajo la premisa de que “ser modesto es ser buena persona”, se ven altamente limitadas en el reconocimiento de sus propios logros. El contexto histórico y cultural en que nos hayamos criado, obviamente, determinará en mayor o menor medida la puesta en práctica de todo esto. Lamentablemente, en muchas ocasiones se fomenta la fustigación y/o el lamento ante determinadas situaciones vitales. Y en definitiva, se obvia la importancia de reforzarnos positivamente ante los pequeños o grandes éxitos. Mostrar una actitud excesivamente modesta denota una falta de respeto para con uno mismo e inclusive, cierto desprecio hacia tu persona.

La importancia de reconocer los logros

Reconocer nuestros logros es de vital importancia para desarrollar una actitud de estima y aprecio con uno mismo. Las ventajas que obtienes al ser consciente de tus logros y saber reconocerlos son muchas:

  1. Nos hace tomar conciencia de nuestras virtudes, de nuestros puntos fuertes y de la posibilidad de explotarlos al máximo, mejorando la satisfacción con uno mismo y logrando por tanto, una mejor estima.
  2. Alimenta nuestro autoconcepto, dotando de mayor seguridad al individuo de quién es y de qué atributos tiene. Aspecto que nos alienta a aprender, crecer y mejorarnos.
  3. Aumenta nuestra motivación para llevar a cabo más acciones, lo que retroalimenta en parte, los logros. A mayor acción mayor probabilidad de obtener nuevos logros, ayudando a mejorar así nuestra competencia.
  4. Por último, fomenta las emociones positivas como amor propio, confianza y felicidad, así como valores que nos serán de gran relevancia para la adquisición de los mismos, como perseverancia, tenacidad y compromiso.

Es importante entender que ignorar tu talento sólo te hará más pobre, y no me refiero al aspecto económico, sino que impedirá que te conozcas en tu verdadera esencia.

Cómo reconocer tus logros                       

A todos nos gusta darnos una palmadita en la espalda por lo bien que lo hicimos. Sin embargo, para algunos no resulta tan sencillo llevarlo a cabo. ¿Qué podemos hacer para aprender a reconocer nuestros logros? Sigue estos seis pasos:

  1. Aprende a identificar tus competencias personales, es decir, qué atributos o virtudes tienes y de los que verdaderamente te sientes orgulloso. Ser conscientes de nuestros puntos fuertes es de vital importancia para saber de qué armas disponemos.
  2. Haz un listado de las cosas que has logrado a lo largo de tu trayectoria que verdaderamente te hagan sentir orgulloso contigo mismo. Puede ser sacarte una carrera, aprender a cocinar o dejar de ser tan tímido. Eso sí, deben ser aspectos importantes para ti.
  3. Añade además el nivel de esfuerzo que te supuso lograr ese objetivo y toma conciencia del empeño que tú realizaste.
  4. Piensa en el tiempo que empleaste para ello. Así verás cuánto te implicó.
  5. Date algún premio o capricho por ello. Premiarse por los logros, independientemente de que el premio sea material o no, denota un aprecio hacia uno mismo y una forma de valoración hacia el esfuerzo realizado.
  6. Cuando te asalten dudas, recuerda que mereces creer en ti y apreciar lo que haces. Si no lo haces tú, ¿quién crees qué lo hará?

Otros contenidos del dosier: Autoestima

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test