No sé decir NO

Nuestra relación con los demás está sujeta a un complejo entramado de normas en el que se mezclan la educación, las reglas sociales y los rasgos individuales de cada uno. Decir "no” supone defender tus propios intereses enfrentándote a muchas de esas normas e incluso vencer el miedo a no complacer a los demás y perder su aprobación.

Tú, lo mismo que el resto de la gente, has pasado por diferentes etapas evolutivas en la infancia y adolescencia en las que el "no” toma un protagonismo imprescindible para el desarrollo personal. En estas etapas necesitamos decir "no” como medio de afirmación e individualización.

El problema es que, superadas estas etapas, a veces nos olvidamos de nosotros mismos, preocupados por la pertenencia al grupo. Es entonces cuando algunas personas desarrollan un miedo exagerado al rechazo, a decepcionar las expectativas de los demás y a ser castigados si defienden sus ideas.

Ese mismo sentimiento negativo que reconoces por no saber negarte a nada es la prueba más evidente del daño que te haces manteniendo esta actitud. Cuando "tragas” con todo, además de perjudicar tus intereses, vas minando tu autoestima y desarrollando la idea de que no vales mucho ni tienes derecho a darte a valer.

Por otra parte, esa misma imagen es la que trasmites a los demás y a menudo pueden tratar de aprovecharse de ti, porque saben lo que vales, lo útil que les puedes ser y lo difícil que te resulta enfrentarte a ellos. Lamentablemente el mundo está lleno de pequeños tiranos dispuestos a sacar partido de cualquier debilidad.

La solución es tratar de ser tú misma sin miedo y desarrollar habilidades de autoestima y afirmación: empieza por decir "no” en lugar de excusarte en situaciones sencillas, dale prioridad a tus gustos y necesidades antes de comprometerte con nadie y expresa tus ideas. Te sorprenderá el efecto positivo que puedes ejercer sobre ti misma y sobre todos los demás.

Otros contenidos del dosier: Autoestima

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test