Mi forma tan directa de hablar me trae problemas - El psicólogo responde

Hablar claro no es malo siempre que las palabras, el estilo y los gestos no resulten agresivos. De lo contrario, se transmite una actitud de superioridad que provoca en el otro una percepción de ataque personal y falta de respeto.

A menudo las personas que emplean un lenguaje agresivo no son conscientes de hacerlo, incluso temen ser ellas las víctimas y eso les lleva a incrementar su agresividad en la comunicación. Es muy probable que tus problemas tengan muy poco que ver con el hecho de decir a los demás lo que les molesta, sino de incluir en tus mensajes uno de los siguientes rasgos de agresividad:

Gestos inadecuados

tanto en la expresión de tu rostro como en la postura corporal y en los movimientos de las manos. Ceño fruncido, gesto enfadado y rígido, mirada amenazante, excesos de gesticulación o señalar con el dedo son expresiones no verbales que hacen el mensaje agresivo.

Tono elevado

Aun sin llegar a gritar, es probable que tu voz se eleve de tono, cambie de timbre y pierda matices convirtiéndose en fría y distante.

Expresiones agresivas como decir "me molesta que…” en lugar de "me alegraría que…” o eso es "mentira” en lugar de "creo que te equivocas”. El lenguaje agresivo usa con frecuencia acusaciones, imposiciones y quejas en vez de sentimientos, siendo un estilo hiriente en vez de directo.

Probablemente utilizar una comunicación directa y evitar esos problemas te podría resultar más fácil y gratificante que hacerlo como hasta ahora. Pierde el miedo a mostrarte afectiva aun cuando expreses tus desacuerdos.

La comunicación directa sin agresividad no es otra cosa que comunicación asertiva, algo que se consigue escuchado a los demás y hablando con naturalidad, manteniendo una postura relajada, con movimientos suaves y mirada cálida, la voz firme pero afectiva y sobre todo expresando sentimientos positivos que demuestren comprensión hacia el otro aunque le estés pidiendo que rectifique.

Otros contenidos del dosier: Controlar las emociones

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test