¿Siempre estás de mal humor?

Quién no conoce la desagradable sensación de levantarse una mañana con el pie izquierdo; con cara de pocos amigos, sin ganas de que nadie te hable y convencidos de que hoy habría sido preferible no haber salido de la cama. Es normal, incluso puede servir de válvula de escape ocasional, pero esta situación no debe convertirse en la habitual; de ser así, tienes que hacer algo cuanto antes para remediarlo.

Las personas malhumoradas no suelen tener más problemas que los demás. Es su forma de interpretarlos, de reaccionar y de relacionarse en la convivencia. Lo que deben analizar es la intolerancia, el pesimismo y una buena dosis de egoísmo, ya que son las principales causas de ese malhumor.

1. Utiliza la objetividad

No pongas etiquetas a tu vida o a las situaciones del tipo "soy desgraciada”, "nadie me entiende” o "mi vida es un desastre” y todo porque algo, quizá insignificante, no haya salido como esperabas. Si le das a los problemas la importancia relativa que merecen y tratas de ser objetiva, habrás dado el primer paso para encontrar soluciones en lugar de refunfuñar malhumorada un día tras otro.

2. Conócete a ti misma

Y aprende tanto a valorar todo lo bueno que tienes o te sucede, como a aceptar tus propias limitaciones o las que te imponga la situación. Las personas que se conocen y se aceptan son más tolerantes y felices. Además, conocerte a ti misma te ayuda a conocer a los demás y a aceptar las diferencias individuales, tan inevitables como enriquecedoras.

3. Cultiva el trato humano

La consecuencia más negativa del mal humor es el trato desconsiderado que das a los demás, esas malas caras y peores contestaciones con las que haces pagar tu frustración al resto. Si hay alguna "fórmula mágica” que ayude a sentirnos mejor, es relacionarnos mejor, ser amables, afectivos para recibir afecto y generosos para poder conocer la generosidad de los demás.

Otros contenidos del dosier: Controlar las emociones

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test