Los hombres como amos de casa

Resulta complicado evaluar el número de hombres que hacen las tareas del hogar y la evolución de este fenómeno. En 2007, el porcentaje de las mujeres amas de casa estaba en torno al 85%, frente a solamente el 15% de los hombres. En cambio según otro estudio del INE publicado en 2013 los hombres encargados de las tareas domésticas ya sumaban el 22% frente al 78% de las mujeres. Aunque esta brecha se vaya acercando, los números nos siguen revelando que el título de amo de casa sigue siendo una experiencia poco común. Sin embargo, los modelos cambian. Y la ficción se convierte en realidad. En 2008, en la película Cambio de papeles de Pascale Pouzadoux, Dany Boon deja su puesto en la dirección de una empresa de alquiler de material de construcción para cuidar de sus hijos. En 2010, Damien Lorton, ex-ejecutivo para la cadena francesa TF1, cuenta dos años de paternidad en casa con la obra "Le Père est une mère comme les autres» (el padre es una madre más).

¿Cuales son los motivos para que los hombres se queden en casa?

¿Qué lleva a estos nuevos hombres a cambiar de papel? Hay dos factores decisivos en el caso de que se trate de una elección y están mayoritariamente ligados a los valores educativos y a la esfera profesional. "Volver a casa manifiesta una necesidad de tomar distancia con respecto a la implicación profesional y al deseo de ver crecer a sus hijos" asegura Christine Castelain Meunier, socióloga en el CNRS, autora de La metamorfosis de lo masculino, editorial Cántaro.

Estos hombres tienen a menudo un trabajo que requiere mucha energía y que resulta muy difícil de conciliar con una vida familiar equilibrada. Esta situación lleva a muchos hombres a una gran frustración y a un auténtico deseo de cambiar para mejorar la calidad del vínculo educativo. Desde el punto de vista de la pareja, es a menudo el deseo de igualdad el que está en juego. Para nuestra experta: "Las mujeres han podido ver a su madre «encerrada» en un rol poco considerado por su marido, el de ama de casa, por eso, plantear una alternativa solo puede ser positivo".

Amos de casa: diferentes escenarios

Cuando un hombre elije volver a casa y no se le impone porque se ha quedado en el paro por ejemplo, pueden darse varios tipos de escenarios. El más positivo es aquel en el que el amo de casa lo acepta, se organiza, le saca un verdadero provecho que luego se notará en toda la familia. "Cuando su compañera habla de esto, todas la envidian" asegura Christine Castelain Meunier. Él no siente que al estar en casa esté ni feminizado, ni devalorizado.

Sin embargo puede ocurrir que los antiguos modelos nos atrapen, la mayoría de las veces a nuestras espaldas. Cuando ella sufre, a menudo de manera inconsciente, la pérdida de la exclusividad del hogar y de sus hijos, puede proyectar una imagen desvirilizada hacia el hombre. "Le percibe demasiado centrado en un ámbito que hasta ahora había sido reservado a las mujeres y podrá perder su atractivo erótico" añade la socióloga.

Es necesario tomar conciencia de los obstáculos que pueden presentarse para esquivarlos. "Esta situación es viable siempre y cuando se ha elegido conjuntamente, pero no siempre llega a tiempo" asegura nuestra experta. Cuanto la pareja más se comunique y más cosas intercambie, mayores posibilidades tendrá de perdurar.

Nueva paternidad: un cambio en curso

En los países escandinavos, la revolución se remonta a los años 70 donde han aparecido los dispositivos específicos para animar a los hombres y mujeres a implicarse más en la esfera privada. Estamos seguros de que el movimiento está en trámites de expansión y quizás más rápido de lo que podríamos imaginar.

"Las generaciones más jóvenes le dan menos importancia a las representaciones rígidas y se cuestionan el modelo tradicional del padre y apoyo familiar y de la madre ama de casa» explica nuestro experto. Los de 20/25 años reivindican un "hombre tierno» y aceptar esta nueva paternidad les tranquiliza, sin que haya ninguna amenaza de "desvirilización", todo lo contrario.

Además, hoy en día Internet y las redes sociales han transformado el perfil del "hogar". Quedarse en casa con los niños ya no se asocia con aislarse, sino con realizarse y conseguir un buen equilibrio.

C. Maillard

 

Fuentes:

-Estudio del INE sobre el trabajo no remunerado

Otros contenidos del dosier: Familia

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test