¿Lo que siento es amor verdadero o simple deseo?

¿Qué es el amor?

Al hablar de amor nos viene a la cabeza todas esas escenas de película romántica. Las mariposas en el estómago, la necesidad imperiosa de ver al otro, la sensación de pertenencia total y unicidad. Qué bonito es el amor.

Pero, aunque suene poco romántico, todo eso que sentimos cuando creemos estar enamorados es solamente una reacción química provocada por nuestro cerebro y que tiene el objetivo de convencernos de que el otro es la pareja ideal para formar una familia y así asegurar la reproducción humana. Jarro de agua fría, verdad?

Lo que hace el cerebro con ese objetivo es segregar hormonas para proporcionarnos una sensación de placer y bienestar cuando estamos con esa persona y, en cambio, provocarnos desasosiego y ansiedad si no está a nuestro lado. Es el cerebro el que logra esas mariposas en el estómago y ese convencimiento de que hemos nacido para la otra persona y que siempre estaremos juntos.

Los efectos del enamoramiento sobre el cerebro con muy parecidos a los de la cocaína y, como tal, también al dejarlo bruscamente hay un periodo de "desintoxicación" que recoge unos síntomas casi exactos al desenganche de una droga.

Si no hay una ruptura en este periodo, poco a poco el cerebro dará su misión por cumplida y reducirá la producción de esas hormonas hasta que volvemos a la normalidad. Esto ocurre pasados algunos meses y es entonces, ya libres de esas sustancias que alteraban nuestra percepción, cuando comienza el amor de verdad.

Y es que el amor es elegir a la otra persona conociendo sus virtudes y sus defectos, aceptarla a pesar de no sentir esas mariposas, a pesar de saber que vuestra relación no es única, desde la madurez y la conciencia plena.

¿Es amor o deseo?

Cuando conocemos a una persona que nos despierta un deseo inmediato de unión y, por qué no decirlo, de pasión. A veces no entendemos bien lo que estamos sintiendo o no queremos admitirlo y lo disfrazamos de amor. Es una sensación tan intensa a veces y produce tanto bienestar cuando se puede satisfacer que la traducimos inmediatamente como amor a primera vista.

En general, somos bastante analfabetos en cuanto a emociones se refiere: si nos preguntan cómo nos sentimos no solemos salir del "bien" o "mal". Nos cuesta mucho definir si estamos tristes, tenemos miedo, estamos frustrados etc. y decimos que mal y listo.

Imaginad el mismo panorama si tenemos que definir como nos sentimos acerca de otra persona a la que acabamos de conocer y que nos produce esas sensaciones tan agradables e intensas: ¡no puede ser otra cosa que amor!

En casos más raros, esta confusión se extiende a lo largo de los años. Son aquellas parejas que solo comparten momentos de pasión, pero no tienen nada más en común y de hecho llegan a despreciar la mayor parte de los aspectos de la personalidad del otro, pero están tan enganchados sexualmente que no les queda otra que llamarlo amor y continuar con la relación.

Peligros de confundir amor y deseo

Si confundimos la sensación de deseo sexual con la de amor verdadero es fácil que nos decepcionemos. El deseo sexual suele ser algo más efímero que el amor, aunque la emoción puede ser muy intensa. Si solo consideramos amor al deseo, cuando este desaparece nos sentimos decepcionados y rompemos la relación, buscando en otra persona sentir esa pasión de nuevo.

Así, las personas que confunden amor con deseo tienen relaciones muy cortas, una tras otra y basadas en el sexo. Cuando desaparece la pasión, se rompe la relación.

Si la pareja cambia físicamente o alguno de los rasgos de personalidad o conductas desagradan al otro hasta el punto de que disminuya el deseo sexual, esa será razón más que suficiente para dejarlo.

Así, podemos decir que es fácil y tentador confundir el deseo con el amor, pero si lo convertimos en un patrón de comportamiento puede ser una fuente de infelicidad.

Otros contenidos del dosier: Empezar una relación

Comentarios

Artículos destacados

¿Somos malos por naturaleza?
¿Somos malos por naturaleza?

¿La maldad es algo innato o por el contrario se aprende? ¿Influye el contexto en su manifestación? ¿Existe el gen de la...

Cómo adelgazar tus brazos
Fobias: cómo curarlas con terapia
Niños agresivos: cómo actuar
Cómo acertar al hacer un regalo
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test