Ocho trucos para incentivar tu memoria

Si no la utilizamos a menudo, la memoria se duerme. Así pues, es imprescindible hacerla trabajar y conocer sus enemigos. Los siguientes consejos pueden ayudarte a mejorar tus capacidades para recordar:

¡Juega!

Juega al scrabble, a las cartas, a las damas, al ajedrez, al póquer o a cualquier juego de lógica o estrategia. Si no encuentras un compañero de juegos, confórmate con las revistas y los crucigramas.

¡Aprende!

Para conservar la memoria, sin duda tienes que hacerla trabajar, pero es inútil intentar aprender cosas que no te servirán de nada. Es preferible utilizar cosas de la vida cotidiana. Apréndete de memoria los números de teléfono que sueles utilizar en vez de consultar la agenda. También puedes intentar memorizar la lista de la compra antes de ir al supermercado, por ejemplo.

¡Duerme!

El cerebro aprovecha la noche para seleccionar y clasificar los recuerdos del día. Es durante las fases del sueño paradójico cuando las neuronas organizan las diversas informaciones recibidas a lo largo de la jornada. Si te falta alguna fase del sueño, la consolidación de tus recuerdos se perturba.

¡Come sano!

Una alimentación sana y equilibrada juega un papel muy importante en la nutrición del cerebro, puesto que le aporta todos los nutrientes necesarios para su buen funcionamiento. Es absurdo abusar del pescado: al contrario de lo que muchos creen, el efecto beneficioso del fósforo en la memoria jamás se ha podido demostrar.

¡Evita el alcohol!

Una ingestión demasiado alta de alcohol puede acarrear lesiones irreversibles en las neuronas. En el caso de los alcohólicos, se ha demostrado que las alteraciones de la memoria a largo plazo pueden provocar lesiones cerebrales.

¡Interésate!

Si tienes tiempo y ganas, puedes intentar convertirte en un ornitólogo, astrónomo o micólogo, por ejemplo. Entrenarte para reconocer los pájaros, las constelaciones o los champiñones es ideal para mantener la memoria en funcionamiento… ¡y para dejar a tus amigos pasmados!

¡Escribe!

“Con echo de echar, lo primero que echo es la hache”, “Ahí hay un hombre que dice ¡ay!”, “Don Julio y Don Amperio fueron a darse un voltio y acabaron dándose por el culombio”, etcétera. ¿Nunca has aprendido frases para recordar conjunciones, errores de ortografía o elementos químicos? ¿Y si te inventas tus propias frases mnemónicas?

¡Lee!

Leer es la actividad cerebral por excelencia. La lectura hace trabajar tus neuronas además de mejorar tus habilidades. ¿No sabes qué libros escoger? ¿Y si te das una vuelta por la historia de España o del mundo? Sumérgete en los grandes frescos, las novelas históricas y en otros testimonios. Además de rememorar tus episodios escolares, hasta ahora enterrados, estas lecturas desarrollarán tu capacidad de memorizar fechas, convirtiéndote en un hacha! Nunca más volverás a olvidar la fecha de la batalla del Ebro!

¡No intentes aprenderte toda esta página de memoria! Empieza por imprimirla para poder seguir paso a paso nuestros consejos! ¡En breve habrás adquirido una memoria infalible!

L. Asana

Otros contenidos del dosier: Preservar la memoria

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test