A los 40, la segunda adolescencia

El cambio de década que más preocupa a hombres y mujeres es el de los 40. Cada cual los vive a su manera, pero para una gran mayoría supone dar rienda suelta a la imaginación y el deseo incontrolable de vivir su segunda adolescencia.

Los hombres tienden a interpretarlo así; se abruman por la urgencia de exprimir los últimos años de juventud, de pronto se ven desbordados por la responsabilidad y aburridos por la monotonía.

Una verdadera "crisis” que a veces concluye en bruscos cambios de vida; nueva pareja, nuevo trabajo, nuevos amigos y, a menudo, en un comportamiento, más que adolescente, irreflexivo, que les lleva a tirar por la borda años de esfuerzo para lamentarlo después.

Las mujeres, al parecer, tienen menos tendencia a sufrir esta crisis. Por el contrario, con los 40 llega la "liberación”. La mayoría, a esta edad, ve a sus hijos suficientemente crecidos y puede volcarse más en sus intereses, trabajos... Y, lo mejor de todo: todavía son jóvenes y atractivas y pueden sentirse realmente satisfechas.

El problema surge cuando son la pareja y la familia quienes pagan las consecuencias de esa "segunda adolescencia” masculina. Se puede hacer mucho por salvar este bache.

Utiliza la objetividad. No pongas etiquetas a tu vida o a las situaciones del tipo "mi vida es un desastre”, y todo porque algo haya salido mal.

Como mujer, aprovecha las ventajas de tu liberación para dar un nuevo impulso a la relación; haz propuestas.

Como hombre, reflexiona antes de jugarte a una carta tu pasado, presente y futuro. Date un capricho inofensivo, atendiendo a:

  • Ser positivo a la hora de juzgar todo lo que posees en este momento: estabilidad, cariño y un futuro que ya nunca llegarías a vivir.
  • Ser objetivo para no dejarte atrapar por una libertad que se convierta en amarga soledad o la ilusión de un nuevo amor tan frágil como tu propia estabilidad.

Otros contenidos del dosier: Psicología en la adolescencia

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test