Neknomination: el juego que une alcohol y redes sociales

Qué es el Neknomination

El Neknomination (viene de “neck your drink” que significa ingerir una bebida alcohólica de un trago) consiste en grabarse bebiendo de golpe tanto alcohol como sea posible, y a continuación compartir la grabación en el muro de Facebook y nominar a otras tres personas que tendrán 24 horas para aceptar el reto y continuar con el juego. El que pierda, es decir, el que no consiga acabarse la bebida o no acepte el desafío, tendrá que invitar a una caja de cervezas al que le haya retado.

Para los jóvenes que tienen Facebook, “perder” este desafío significa perder la visibilidad obtenida y ser humillado públicamente. Lo que está en juego importa mucho más que las consecuencias del alcohol: salirse del juego significa renunciar a esa visibilidad que dan las redes sociales y que hace que la gente, y en especial los jóvenes, se sienta más aceptada y querida, parte de un grupo, de una comunidad que comparte los mismos intereses y las mismas pasiones.

Esta es la razón por la que el fenómeno está teniendo tanta repercusión: al jugar con la visibilidad, la necesidad de reconocimiento y de formar parte de un grupo, los adolescentes se dejan llevar para sentirse como los “demás” y conseguir la aceptación de otras personas de su edad. Hacer algo que está de moda significa pertenecer a ese grupo que marca tendencia, superar una especie de “rito de iniciación” que les hace sentirse importantes y aceptados. La provocación y el exhibicionismo que tanto gusta a los jóvenes, aquí tiene su espacio.

De dónde viene la moda del Neknomination

El fenómeno Neknomination empezó en Australia, patria de las “borracheras rápidas”, tanto es así que en 2008 el entonces primer ministro Kevin Rudd puso en marcha una campaña que le costó 40 millones para acabar con el alcoholismo.
Aquí, un grupo de  jóvenes de la Universidad de Scotch, en Australia Occidental, grabó y difundió sus “hazañas” con el alcohol; después, un joven llamado Jay Anthony creó un grupo en Facebook llamado The Best Neknominate Videos, que desde principios de enero ha conseguido más de 200.000 like, “me gusta”. En poquísimo tiempo esta moda se ha extendido por todo el mundo.

Las víctimas del Neknomination

Además de los “like”, también han aumentado las víctimas: solo en el primer trimestre de 2014 se han registrado diez muertes, cinco de ellas en Australia, tres en Inglaterra y dos en Irlanda, donde un joven de Dublín murió mientras intentaba atravesar borracho un río congelado.

El fenómeno viral que salta de un muro de Facebook a otro, y de un canal de Youtube a otro (basta con escribir el término para que aparezcan miles de vídeos sobre el tema) preocupa a padres y asociaciones, y ha hecho que en países como Estados Unidos y Francia haya saltado la alarma.
En este último, un joven casi se transforma en antorcha humana cuando bebía chupitos con fuego mientras sus “amigos” le lanzaban lacrimógenos. Esto ha llevado a la Policía Nacional a empezar a hablar del tema en sus páginas.

La degeneración del fenómeno

El juego ha degenerado en poco tiempo: de las jarras de cerveza ingeridas de un trago se ha pasado a los mejunjes de alcohol con otros materiales, de la comida para animales a pececillos vivos, todo ello en las posiciones y en los momentos más inverosímiles.
El desafío ya no consiste en beber alcohol en poco tiempo, sino en hacerlo de la manera más extrema para conseguir más éxito y obligar a los “nominados” a superarlo. Ahora, en los vídeos se puede ver a jóvenes que engullen cerveza mientras hacen surf, otros que lo hacen mientras conducen, o mientras nadan en un acuario. La imaginación no tiene límites, mientras no se llegue al coma etílico…

Los daños físicos provocados por el abuso de alcohol

El exceso de alcohol puede provocar daños muy graves, sobre todo en los más jóvenes. Puede influir, particularmente, en su desarrollo cerebral, acelerando el envejecimiento al debilitar las células cerebrales.

El alcohol tiene consecuencias directas sobre el sistema nervioso: al principio se comporta como una sustancia estimulante y desinhibidora, pero en seguida pasa a tener un efecto sedante, con consecuencias negativas sobre el intelecto como la pérdida de la memoria o la demencia, y sobre la capacidad de juicio y el sistema locomotor.

El abuso de alcohol también afecta al estómago: inflama la mucosa, causando gastritis y disminuyendo la capacidad de absorción de las sustancias nutritivas. El páncreas, que está conectado con el estómago, también sufre daños: su función reguladora del organismo y de la digestión de las sustancias ingeridas acaba debilitándose.

El alcohol tiene un impacto profundo en el hígado, causándole múltiples trastornos, como la hepatitis alcohólica y la cirrosis hepática que, a largo plazo, destruye los tejidos de este órgano con consecuencias letales. Este también aumenta el riesgo de hipoglicemia y el riesgo de complicaciones de la diabetes, afectando al nivel de glucosa en sangre.

Por último, el abuso de alcohol aumenta el riesgo de cáncer, sobre todo de mama, boca e hígado.

Los daños psicológicos

El abuso de alcohol provoca una fuerte alteración de tipo cognitivo, aumentando el nivel de violencia y de agresividad: el riesgo de abusos, violaciones, crímenes y agresiones es mayor en los jóvenes que padecen alcoholismo. Este tipo de comportamiento es difícil de gestionar en un entorno laboral, pudiendo llegar a suponer la pérdida del trabajo, y en un entorno familiar, creando conflictos y escenas de violencia doméstica.

A nivel psicológico, y a largo plazo, el abuso de alcohol causa depresión, psicosis, estados de ansiedad, ataques de pánico y demencia.

El abuso de alcohol en los adolescentes

El consumo de alcohol tiene repercusiones graves especialmente entre los más jóvenes. Sus consecuencias físicas y psicológicas llegan a niveles extremos. Quien empieza a beber demasiado pronto tiene más riesgo de caer en una verdadera dependencia que puede acabar en alcoholismo crónico.

Los jóvenes que beben con frecuencia también tienen una vida sexual más libertina y activa, y tienen más riesgo de tener relaciones sexuales sin protección y poder contraer, como consecuencia, alguna enfermedad de transmisión sexual. Además, el alcohol en grandes cantidades puede influir en el ciclo menstrual de las chicas, pudiendo interrumpirlo, así como en la función eréctil de los chicos.

Por último, el alcohol es una de las principales causas de accidentes de tráfico, de suicidios y de homicidios.

Repercusiones positivas del Neknomination

El Neknomination también ha inspirado otras tendencias más positivas. Gracias al increíble potencial de las redes sociales, a la velocidad a la hora de compartir información y a la consiguiente viralidad del fenómeno, han nacido otras tendencias que apuestan por las buenas acciones.
Grabarse mientras se dona sangre (Bloodnomination, inventada por dos hermanos de Marsella); nominar a otros amigos para hacer buenas acciones (DonnerNommer); grabarse mientras se abraza a un desconocido por la calle (Chaine des câlins); o etiquetar a alguien para que done dinero a alguna asociación benéfica (HelpNomination).

 

L. Ferrondi

Otros contenidos del dosier: Psicología en la adolescencia

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test