¿Son los 30 los nuevos 20? Causas y consejos

Casarse, tener un hijo, estabilizarse profesionalmente, adquirir independencia económica son aspectos que cada vez se prolongan más en el tiempo. ¿Qué factores promueven que cada vez todo se alargue más? ¿Existe o no un perfil de persona aquejada de esto? ¿Qué aspectos positivos presenta esta situación y cómo gestionarlo? ¿Son los 30 los nuevos 20?

¿Cómo es hoy cumplir 30 años?

Los 30 de hoy no son los de antaño. Cada vez alargamos más las cosas y abandonamos más tarde el nido. En España, muchos jóvenes de alrededor de 30 o incluso más, aún viven con sus padres, la actual crisis económica y la situación del mercado laboral dificulta la adquisición de mayores responsabilidades, favoreciendo que la percepción de adultez llegue más tarde. Algunos expertos, incluso llegan a alargar la juventud hasta los 34 años. Veamos qué más factores socioculturales promueven estos cambios.

Factores que promueven el retraso de la madurez

  1. Cuestión de prioridades: Nuestras prioridades han cambiado. La función de vida no es reproducirse y crear una familia, o al menos, no sólo esto. Muchas personas esperan primero adquirir ciertos aspectos profesionales antes de decidirse dar ciertos pasos.
  2. Mayor nivel formativo: Las generaciones actuales tienen mayor nivel formativo que sus antecesores. Estudiar una carrera y especializarse hace que se acceda más tarde al mercado laboral.
  3. Mercado laboral y crisis económica: El actual mercado laboral, unido a la crisis económica ofrece trabajos precarios, contratos temporales y hace que las cosas no sean demasiado alentadoras, impidiendo que los jóvenes, no pueden adquirir la tan ansiada independencia económica que les permita plantearse un proyecto de vida.
  4. Maternidad: Cada vez se alarga más la edad a la que tener el primer hijo. Los medios de control de natalidad, así como, el que la mujer haya accedido al mercado laboral favorecen la conciencia social de que tener un hijo es una elección y algo importante. Muchas madres esperan estar estabilizadas para ofrecer lo mejor a sus hijos.
  5. Independencia: Ser autosuficiente económicamente y poder comprar un piso, alquilar o vivir independiente se ve alargado por todo lo mencionado.
  6. Concepto de amor y roles de género: Concebir la pareja, la reproducción y el amor como única fuente vital de éxito, está cada vez más obsoleto. Los estereotipos de géneros y las dinámicas relacionales, además, están cambiando.
  7. Esperanza de vida: Vivimos más años y con mayor calidad de vida que nuestros antecesores lo que hace que no tengamos tanta prisa.

Perfil de persona afectada por este cambio

Es importante diferenciar el perfil planteado en este artículo, esa persona que por situación sociocultural no se ve con las herramientas de poder adquirir cierta autonomía pese a que su deseo es ese, del perfil de eterno adolescente, conocido como complejo de Peter Pan, que no quiere dejar de ser niño por el beneficio secundario que engloba el no tomar decisiones adultas. Del perfil que hablamos aquí, son principalmente la generación Millennials. Se trata de esas personas nacidas a finales de los 80, principios de los 90 que están siendo los principales afectados por esta situación.

Aspectos positivos

Sin embargo, no todo es negativo, adquirir ciertas responsabilidades más tarde puede tener ciertas ventajas.

  • Mayor autoconocimiento: Con la edad vamos ganando mayor autoconocimiento de nosotros mismos, lo que nos permite tomar decisiones con mayor sensatez.
  • Seguridad: Adquirimos más seguridad, en parte, porque hemos tenido más tiempo para decidir.
  • Responsabilidad: Nos volvemos más responsables de nuestras decisiones vitales
  • Límites: Somos más conscientes de nuestros límites y lo sabemos defender.

Cómo gestionar esta situación

Algunas personas no viven nada bien esta situación, es importante que apliquemos una serie de puntos para poder gestionarlo mejor.

  1. No frustrarse: Lo primero y más importante es no frustrarse. Para ello, debemos entender todo el contexto sociocultural vigente, aunque este no debemos usarlo nunca como excusa para tirar la toalla y no seguir luchando por nuestros sueños.
  2. Empatía: Tenemos que empatizar con nosotros mismos y no ser tan juiciosos, para poder vivir mejor esta situación.
  3. Compartir: Poder compartir nuestro malestar con personas que puedan estar viviendo una situación similar, hará que nos sintamos parte de un grupo y tomemos conciencia de que nuestra situación no es tan distinta a la del resto.
  4. Perseverancia: Debemos seguir luchando por nuestros sueños con independencia de lo difícil que se nos ponga el camino. Nuestra pasión, debe servir como motor de acción.
  5. Aceptación: Por último, aceptar nuestras limitaciones y todo lo que acontece, para poder ser, en definitiva, más felices. 

Otros contenidos del dosier: Psicología en la madurez

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test