¿Cómo hacer nuevos amigos?

Según varias encuestas, prácticamente el 100% de las personas consideran la amistad como un punto muy importante para el placer y para el equilibrio personal. ¿Por qué ocupa un lugar tan importante en nuestra vida? Sin duda porque la amistad abarca muchos sentimientos. Sinónimo de comunicación, ayuda mutua, fidelidad o complicidad, la amistad contribuye a la construcción de nuestra personalidad y constituye una verdadera defensa contra la soledad 

¡Escucha a los demás!

¿Qué hacer cuando la amistad falta en tu día a día? Si tus únicos conocidos son tus compañeros de trabajo, si tienes la impresión de ser el patito feo al que nunca invitan a fiestas y esta situación te molesta y te entristece profundamente, no es demasiado tarde para hacer que las cosas evolucionen. Toma las riendas del asunto y hazte con los medios para conseguir nuevos amigos.

En primer lugar, intenta no quedarte solo en casa: sal, pasea, disfruta de tus aficiones. Las asociaciones o los clubs deportivos están llenos de personas en busca de nuevas amistades. Una vez que hayas superado esta primera etapa, te tocar mover ficha. Sigue las reglas básicas de la comunicación: recuerda el nombre de las personas que has conocido, evita criticar, haz cumplidos de vez en cuando y, sobre todo, escucha a la otra persona cuando hable de sí mismo: así aprenderás mucho sobre ella.

¡Da el primer paso!

Lo importante es ser positivo y sonreír, sin por ello tener que ser un pelota. Llegando todas las mañanas de mal humor al trabajo, tus compañeros no tendrán ganas de acercarse a ti. Da el primer paso: puedes conocer personas en muchos sitios, lo más delicado es desarrollar la amistad y cuidarla.

Para ello, ten confianza en ti mismo: si has tenido un buen primer contacto la persona tendrá ganas de volver a verte. No dudes en invitar a tus nuevos vecinos o compañeros de trabajo a tomar algo en tu casa: puede ser un buen comienzo. No hay nada mejor para cultivar una amistad que hacer cosas que os gusten a ambos. También es importante darse un tiempo, ¡porque la amistad no se consigue de la noche a la mañana! De manera progresiva pasaréis de ser conocidos a amigos.

Intenta preguntarte también lo que buscas en una amistad: siendo demasiado exigente no conseguirás que los demás tengan ganas de acudir a ti. Ten confianza en ti mismo y en la otra persona y cuida vuestra amistad.

Así, sin darte cuenta, podrás poco a poco ampliar tu círculo de amigos y, sobre todo, encontrar amistades verdaderas.

M. Capeyron

Otros contenidos del dosier: Relaciones sociales

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test