¿Por qué son más violentos los hombres?

Organizaciones violentas, como los hoolingans o bandas callejeras, también atraen de forma mayoritaria a miembros del sexo masculino. En casos de acoso escolar, por ejemplo, los casos en los que los agresores son varones son tres veces superiores a los protagonizados por chicas.

De hecho, aunque evidentemente la violencia también aparece en las mujeres, los estudios sugieren que, en este tipo de situaciones, las chicas tienden a utilizar otros sistemas de agresión como violencia verbal y exclusión. Los orígenes de un fenómeno tan complejo como la violencia no pueden ser explicados por una sola causa, aunque los especialistas apuntan a factores sociales, físicos y ambientales como condicionantes clave estas diferencias entre géneros.

Condicionamiento social y educación

Una de las explicaciones más aceptadas pertenece al psicólogo Leonard Berkowitz  y se basa en el condicionamiento social. Tradicionalmente, hombres y mujeres han sido educados para llevar a cabo diferentes funciones sociales. Incluso la sociedad occidental actual continúa enseñando a los niños que la lucha es mucho más adecuada para los hombres que para las mujeres. Desde la literatura hasta el cine, pasando por los medios de comunicación, se recuerda constantemente que pelear es una actividad masculina. En el ámbito familiar, por ejemplo, los niños son generalmente los que reciben juguetes que imitan espadas o pistolas, mientras que es más raro que las niñas reciban juegos vinculados a actividades de lucha.

Esta teoría de las funciones sociales ha influido en la creación de un nuevo paradigma en las políticas educativas y ha marcado la concepción de muchas estrategias de educación cívica. Para evitar este condicionamiento social, los niños y niñas deben ser educados y tratados desde un plano de igualdad. De esta manera se puede conseguir que las diferencias de comportamiento desaparezcan.

Importancia de la biología

La teoría de los roles sociales no es la única explicación propuesta por la comunidad científica. Algunos críticos señalan que no tiene en cuenta el componente genético, ni  el recurso a la violencia desde una perspectiva evolutiva. En este contexto, el hecho de que los hombres son más agresivos podría explicarse a través de la competencia reproductiva. De acuerdo con esta teoría, el comportamiento refleja lo que ocurre en la naturaleza, donde en muchas ocasiones la agresividad y el dominio físico marcan la jerarquía, la propiedad de los recursos, la protección y las posibilidades reproductivas. En muchas especies animales -en diferentes primates, por ejemplo- los machos tienen el papel biológico de guardianes del territorio y protección de grupo, tarea de la que depende el éxito de los grupos.

Una de las formas de transmisión de esta línea evolutiva sería a través de la imitación. Los más pequeños ven lo que les rodea e imitan las conductas que observan en sus figuras más cercanas. Si los adultos más cercanos responden con gritos o golpes, los niños y niñas entenderán que ésta es la respuesta normal ante determinadas situaciones.

Equilibrio de la bioquímica

El tercer condicionante fundamental podría encontrarse en el equilibrio químico del cuerpo humano. Los hombres tienen un estado hormonal específico; la testosterona, por ejemplo, es directamente responsable de la territorialidad y del comportamiento competitivo. De acuerdo con la teoría evolutiva, existiría una relación directa entre las hormonas sexuales masculinas (andrógenos) y la capacidad para adquirir recursos, una posición jerárquica y parejas sexuales.

Estos factores anatómicos influirían en el  comportamiento y evolución como parte de la inclinación biológica, haciendo de la agresión algo instintivo a los hombres al necesitar ser más combativos. Este punto de vista se inscribe en la escuela de la psicología evolutiva del pensamiento, que afirma que en tiempos prehistóricos los hombres desarrollaron un papel de protectores para garantizar la supervivencia de la especie. Como resultado, los varones fueron desarrollando comportamientos agresivos que acabaron formando parte su química biológica.

Fuentes:

Berkowitz L. Aggression: Its causes, consequences, and control. Universidad de Temple

Daly M., Wilson M, ‘Homicide and cultural evolution’ Universidad de  Washington

Campbell A, ‘Sex differences in direct aggression: What are the psychological mediators?’. Universidad de Durham.

Baillargeon. R, ‘Gender differences in physical aggression’ Universidad de Montreal.

Otros contenidos del dosier: Relaciones sociales

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test