Las diferentes caras de la soledad

Pese a que una parte de nuestra cultura occidental está constantemente conectada, a través de Internet, redes sociales y móviles, pudiendo generar la “falsa sensación de compañía”, también aboga por el individualismo. Tal vez sea, en parte, esta ambivalencia, la que provoca que muchas personas se sienten solas, deprivadas y/o aisladas. El sentimiento de soledad como tal lleva asociado malestar y conforma un deterioro en la calidad de vida de la persona. Aunque tendemos a asociar soledad con aspectos negativos, lo cierto es que esta también puede reportarnos ciertos beneficios.

En este artículo, vamos hablar sobre los diferentes tipos de soledad, sobre los efectos perjudiciales y/o indeseados que esta puede tener, pero también sobre los beneficios que nos puede reportar y cómo sacarle el máximo provecho a esta situación.

Tipos de soledad

A grandes rasgos podríamos decir que existen dos tipos de soledad, la soledad objetiva, es decir, aquella real, en la que verdaderamente la persona se encuentra sola y la de tipo subjetivo, es decir, aquella que pese a no estar solo uno se siente así. Veamos más detalladamente cada una de ellas.

Con respecto a la soledad objetiva, cabe destacar que hay dos subtipos más, la de tipo impuesto y la soledad objetiva como elección.

  • Soledad objetiva impuesta: Se trataría de aquellas situaciones vitales, generalmente de tipo imprevisible, donde la persona se encuentra de repente sola, sea tras la muerte de un ser querido o por circunstancias vitales diversas. Suele estar asociada a un periodo de cambio o duelo. Dentro de este grupo también estaría la soledad impuesta como castigo, en base a penas legales, o internamientos en centrospsiquiátricos, donde la persona se ve privada de ciertos derechos y su sentimiento de soledad puede aflorar con mayor facilidad. Se entiende que en todos los casos expuestos se trata de un estado temporal y cursa con malestar.
  • Soledad objetiva como elección: Se trataría como el nombre indica, de una elección personal, como pudieran ser personalidades de tipo solitario con elevados rasgos de introversión, cuyo arousal o actividad cortical es más elevada que otras personalidades, aspecto que les lleva a buscar el aislamiento, así como, determinadas profesiones, sobre todo aquellas que cursan con intelectualidad. En este caso, a diferencia del anterior se entiende que es una cuestión de preferencias y por tanto no cursa con malestar.
  • Soledad subjetiva: Es aquella que pese a no estar solo, el sentimiento es tal.Suele ir acompañada de malestar y afectar directamente al estado mental de la persona, llegando a conformarse en el caso extremo en un temor, que puede traer consecuencias negativas, hablamos del miedo a la soledad y sus consecuencias.

Miedo a la soledad y sus consecuencias

El miedo a la soledad constituye unos de los temores más arraigados en el ser humano. Suele ser habitual en perfiles con carencia de autoestima, poca percepción de valía y /o autosuficiencia, personalidades evitativas con poca  capacidad para marcar  límites con respecto a los demás, así como, déficits en  habilidades sociales, lo que les lleva a la falsa percepción de control sobre su propia persona. Se trata de un aspecto que si no se gestiona de forma adecuada puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas o soportar relaciones de tipo vejatorio con tal de no exponerse a esa situación.

Las condiciones deladeprivación sensorial y/o el aislamiento social vinculadas al sentimiento de soledad, mantenido en el tiempo, lleva asociado estados depresivos, trastornos ansiosos y de tipo psicosomático, así como, cierto deterioro cognitivo por la falta de luz, aumento de cortisol en  sangre, hormona relacionada con estrés, mayor riesgo de sufrir cardiopatías, dificultades para conciliar el sueño y posibles alteraciones alimentarias, generalmente por exceso, utilizando la comida como medio para llenar ese vacío interior.

El organismo interpreta esta situación como un estresor, aspecto que genera un desgaste lo que provoca un mayor riesgo de  padecer enfermedades de diversa índole así como muerte prematura.

Pese a lo expuesto, la soledad puede reportarnos muchos beneficios, es cuestión de saber lidiar con ella, la clave está en el equilibrio.

La otra cara de la soledad: aspectos positivos

Es importante trabajar la seguridad y confianza en uno mismo, no dejarse dominar por los pensamientos de tipo disfuncional en base a nuestra propia valía, puesto que cierto grado de la misma no tiene porque resultar negativo. De hecho, para poder estar bien con uno mismo y los demás es necesario haberla experimentado. Esta nos ayuda a conectar con nuestra esencia, nos  expone a nuestro yo  interior, con sus posibles miedos y limitaciones así como al análisis de los mismos. Es una situación que si sabemos gestionar nos fortalece, ayudándonos a crecer y perfeccionarnos.

La soledad resulta básica para la creatividad y la innovación, nos despierta el ingenio, alimentando otras facetas que teníamos dormidas.

Conclusión

Conseguir llegar a ese grado de equilibrio no siempre es sencillo. En muchas ocasiones nos puede aterrar por el hecho de no estar acostumbrados a escucharnos demasiado.

Si te encuentras en una situación de desolación y no hayas las herramientas necesarias para salir de esto, tal vez sea necesario que te plantees la opción de acudir a un especialista.

Otros contenidos del dosier: Relaciones sociales

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test