Los medicamentos en la insuficiencia venosa crónica: ¿necesarios?

Otra cosa son los medicamentos. Y es curioso que, si bien en casi todas las enfermedades los medicamentos son mucho más eficaces y potentes que las medidas higiénicodietéticas a adoptar, en el terreno de la insuficiencia venosa crónica existen muchas dudas en ese sentido. Este artículo intenta aportar un rayo de luz. Veremos si lo conseguimos; o, por el contrario, nos queda todo aún menos claro que al principio.

¿Flebotónicos sí; flebotónicos no?

Gran controversia existe en relación a este tema: La utilización de determinados medicamentos (los denominados flebotónicos) en la enfermedad venosa crónica.

Dentro de este grupo están incluidos medicamentos tan utilizados como el dobesilato de calcio, la diosmina, la hidrosmina y los rutósidos. Basta buscar los nombres comerciales de dichos fármacos (no podemos escribirlos en este artículo por motivos legales) para darse cuenta que todos los conocemos; al menos, aquellas personas que padecen de varices e insuficiencia venosa.

El caso es que, según la “Guía de Actuación en Atención Primaria” (3ª edición) la Agencia Española del Medicamento pide a los profesionales que no demos estos fármacos de forma sistemática. La práctica habitual, sin embargo, y el consejo por parte de algunos de los compañeros con mayor experiencia en este ámbito, recomiendan su utilización en personas con síntomas por insuficiencia venosa crónica, y no más allá de los 2-3 meses de calor.

Como vemos, aquí caben las dos opciones. No parece, sin embargo, que tenga demasiado sentido que una persona tome estos medicamentos durante todo el año.

Diuréticos a dosis bajas

Especialmente indicados en aquellos casos en que la retención de líquido (edema) en los tejidos distales sea tan importante que, o bien dé lugar a muchos síntomas; o bien dificulte la resolución de algunas de las posibles complicaciones de esta entidad (las úlceras, por ejemplo).

La heparina y los anticoagulantes orales

Aquí no existe controversia. Hay algunas situaciones en que queda claro que hemos de utilizar este tipo de fármacos, habida cuenta del riesgo más o menos claro de trombosis venosa profunda, y de un eventual tromboembolismo pulmonar posterior (auténtica situación de riesgo vital para quien lo sufre). Vamos a repasar esas situaciones:

-         La presencia de úlceras de causa venosa que obligue a la persona a realizar reposo en cama durante algunos días/semanas. El riesgo asociado a dicho reposo recomienda la utilización de anticoagulantes (heparina inyectada inicialmente; anticoagulantes orales posteriormente).

-         Las pacientes que tomen habitualmente anticonceptivos orales (mujeres jóvenes) o bien terapia hormonal sustitutiva (mujeres postmenopáusicas), y que vayan a ser intervenidas quirúrgicamente de varices.

-         Los afectados por determinadas enfermedades que predisponen de forma importante al padecimiento de trastornos por aumento de la coagulación. Entre estos padecimientos destacan:

  • La trombofilia: Aumento patológico de la cantidad de plaquetas en sangre.
  • Determinados tumores; y en especial, aquéllos que ya han dado lugar a metástasis a distancia.
  • Algunas enfermedades autoinmunes (las denominadas colagenosis, de las que el lupus eritematoso sistémico es su paradigma). Estas enfermedades suelen sospecharse y, efectivamente diagnosticarse, en personas que padecen trombosis venosas profundas de forma repetida (no es algo frecuente, ciertamente).
  • Algunos casos seleccionados de trombosis venosa superficial, dado que, aunque de por sí no comportan un riesgo vital inminente, hasta en un 25% de los casos se asocian a una trombosis venosa profunda (ésta sí, de alto riesgo para quien la padece).

Todas estas personas suelen comenzar con heparina aplicada de forma subcutánea (inyectada); y, con el tiempo, muchos acaban con anticoagulantes orales (lo que los pacientes conocen como Sintrom o Aldocumar; y que no son más que los nombres comerciales de dichos fármacos).

Otros contenidos del dosier: Lo esencial sobre los medicamentos

Comentarios