¿Cómo tratar las alergias durante el embarazo?

Compatibilidad de tratamientos antialérgicos, riesgo de asma para el bebé, riesgo de rebote de crisis alérgicas en el embarazo… Bernard Poitevin, médico alergólogo y homeópata, explica cómo tratar las alergias durante el embarazo.

Reglas básicas para evitar las crisis

consideramos que hay que fomentar la tolerancia en los niños a través de la exposición a los alérgenos. Seguir ‘dietas preventivas’ durante el embarazo para evitar que el bebé desarrolle alergias alimentarias no tiene sentido”, explica Poitevin. Para evitar las crisis de alergia, cualquiera que sea su naturaleza, pueden seguirse algunos consejos:

  • Prohibir el tabaquismo activo y pasivo
  • Si la embarazada sospecha que puede ser alérgica a alguna sustancia, debe realizarse una prueba –tests cutáneos– con un médico alergólogo antes del embarazo. En caso de alergia respiratoria a los alérgenos ambientales, es aconsejable reforzar las medidas preventivas habituales –limpiar el polvo y eliminar las esporas de moho– y evitar las exposiciones al polen.
  • Si se sufre alergia al polvo, es momento de delegar las tareas de limpieza.
  • Es conveniente determinar cuáles son los factores que desencadenan la alergia para intentar evitarlos.
  • Es fundamental evitar los alimentos que produzcan alergia, aunque estén recomendados a las embarazadas.

¿Continuar el tratamiento o no?

Lo ideal es prevenir y no curar, de modo que es conveniente hablar con el médico sobre las alergias que se padezcan antes de concebir. Si se toman antihistamínicos, no es necesario abandonarlos abruptamente en caso de embarazo, eso debe decidirlo el médico ya que puede suceder que la enfermedad sea peor que el tratamiento. A veces las alergias aparecen en el embarazo. Si esto sucediera, se debe acudir al médico al menor síntoma para que éste realice un diagnóstico y recomiende un tratamiento, con frecuencia local, para aliviar los síntomas.

A continuación, algunos medicamentos antialérgicos que pueden ser recetados.

  • Los antihistamínicos: sólo se autorizan los antihistamínicos locales. Respecto a los otros, los médicos carecen de conocimiento suficiente.
  • Los antiasmáticos: los medicamentos para el asma se autorizan (se aconseja administrar la dosis mínima) e incluso se recomiendan, ya que es mejor un asma estable y tratada que una situación que haga sufrir al feto.
  • La insensibilización: “Es inútil interrumpir el proceso de insensibilización si se soporta bien. Es mejor continuarlo –dice Poitevin–. Sin embargo, el embarazo no es el mejor momento para comenzar una insensibilización. La evaluación se hará después del nacimiento”.
  • La homeopatía: puede recetarse sin peligro durante el embarazo. "Es útil y eficaz, sobre todo para las rinoconjuntivitis alérgicas, si se complementa con antihistamínicos y con cromones de uso local –subraya Poitevin–. Pero no deben abandonarse los tratamiento clásicos de las enfermedades y en particular del asma, que debe ser objeto de un tratamiento de inhalación con las dosis mínimas que permitan la estabilización". En materia de homeopatía, el especialista recuerda que hay que desconfiar de los tratamientos estandarizados, con frecuencia mal adaptados, y que es mejor consultar con un médico competente, que haya obtenido una formación universitaria en homeopatía de tres años y que sepa prescribir los medicamentos adaptados a los signos clínicos de cada uno.

Asma y embarazo

Algunas alergias mejoran durante el embarazo y otras empeoran. No hay reglas; todo depende de cada paciente. El asma, una de las enfermedades respiratorias más frecuentes en el embarazo, no escapa a la regla. A veces, los síntomas pueden agravarse (un tercio de los casos) y otras, atenuarse (un tercio de los casos). En otro tercio de los casos, el asma permanece estable. La razón del recrudecimiento de la enfermedad es un desequilibrio hormonal en la embarazada. En los casos más severos, el asma puede tener consecuencias graves: mortalidad perinatal, poco peso del bebé al nacer, parto prematuro, preclampsia y necesidad de recurrir a la cesárea. Es por eso que los médicos prefieren estabilizar el asma con ayuda de tratamientos de inhalación. En caso de crisis, se recomienda tratarla inmediatamente con el broncodilatador prescrito por el médico para evitar que el feto no reciba oxígeno. Solamente deben tomarse los medicamentos recetados por el especialista.

Lucie Emile

Otros contenidos del dosier: Medicamentos y embarazo

Comentarios