Kéfir o leche de búlgaros, un superalimento delicioso

Incluye la leche o yogurt de búlgaros en tu día a día; de leche o de frutas, la leche o yogurt de búlgaros, también conocido como Kéfir, es una bebida fermentada, muy rica en probióticos naturales y muy fácil de preparar. Es un empujón para nuestra flora intestinal, y para nuestra salud en general.

¿Qué es la leche o yogurt de búlgaros o kéfir?

Si fermentas granos de kéfir, ya sea en leche o en agua dulce con frutas, obtendrás la leche o yogurt de búlgaros (kéfir). Un superalimento, o mejor dicho, una superbebida con múltiples propiedades. "Es una bebida muy antigua, pero a la que regresamos sin duda" nos asegura la doctora francesa Florence Guillen-Solsona, nutricionista. "Los recientes descubrimientos con respecto a la flora intestinal nos llevarán a consumir cada vez más alimentos y bebidas fermentadas capaces de darle un impulso a nuestra microbiota."

De la fermentación obtiene sus "súper-poderes". Hoy en día, existen dos tipos de granos de Kéfir: de frutas y de leche.

La leche de búlgaros, ¡una levadura rica en buenas bacterias!

Nuestra flora intestinal (o microbiota) está poblada de alrededor de 100 mil millones de bacterias: unas buenas y otras, menos buenas… pero, ¿cómo fortalecer una flora a veces descuidada? Pues al volver a poblarla con bacterias benéficas, capaces de tomar el control sobre las malas. Y esto, ¡gracias a los famosos probióticos! Los probióticos se pueden encontrar en farmacias en forma de pastillas, pero también están presentes de manera natural en el kéfir así como en muchos otros alimentos fermentados como: el pulque, los yogurts o el kimchi coreano.

¿Cuáles son los beneficios del Kéfir o leche de búlgaros?

Mejora la digestión. "Las buenas bacterias presentes en ella leche de búlgaros están involucradas en el proceso de digestión, van a permitir un mejor confort digestivo, o sea un mejor tránsito." Nos explica la doctora Guillem-Solsona.

Mejora nuestro sistema inmunológico. "La flora intestinal juega un papel muy importante en nuestro sistema inmunológico. Así, al fortalecer nuestra flora intestinal con alimentos o bebidas fermentadas, fortalecemos nuestro sistema inmunológico", destaca la doctora Guillem-Solsona.

Aporta energía. "Los alimentos, una vez fermentados, tienen aún más nutrientes. Así pues sus beneficios nutricionales se ven aumentados" señala la nutricionista. "Las frutas contenidas en el yogurt de búlgaros de frutas serán aún más ricas en vitaminas y antioxidantes."

Más fácil de digerir. "La fermentación va reduciendo la cantidad de lactosa de la leche, esta famosa azúcar que algunas personas no toleran" continua la nutricionista. "Estas mismas personas podrán asimilar mejor el kéfir que la leche".

¿Cómo realizar un yogurt de búlgaros de frutas casero?

En su restaurante, Murielle y Claudia sirven cada día kéfir de frutas a sus clientes como bebida de bienvenida. "Es una bebida ligeramente espumosa, acidulada y dulce que les está gustando mucho”, explica Claudia. Ella nos revela su receta para hacer un litro de kéfir o yogurt de búlgaros de frutas casero:

En un litro de agua natural, mezcla 4 cucharadas de granos de kéfir de frutas, 3 cucharadas de azúcar, un higo seco partido en dos y una rebanada de limón.

Deja fermentar de 24 hasta 48 horas en un frasco de vidrio. Una vez que las frutan salen a la superficie, filtra la bebida por medio de un escurridor para separar el líquido de los granos. Vacía el líquido en una botella hermética y la conserva en el refrigerador. ¡Listo, ya tenemos un kéfir de frutas!

Durante la fermentación, los granos de kéfir se alimentan del azúcar de las frutas y se multiplican. ¡Así que no eches los granos! Puedes guardarlos para hacer otros kéfires de frutas, siguiendo los mismos pasos.

Puedes tomar la leche o yogurt de búlgaros diariamente, hasta dos vasos por día. También se puede beber después de un tratamiento de probióticos farmacéuticos.

¿Dónde encontrar granos de Kéfir o búlgaros?

Los granos de kéfir o búlgaros de frutas y los de leche no tienen el mismo uso, o el mismo aspecto.

Los granos de kéfir de frutas son transparentes y parecen cristales. En cuanto a los granos de kéfir de leche, parecen pequeños pedazos de coliflor de color blanquecino.  Se conservan secos en un recipiente mantenido a temperatura ambiente o en el congelador en un recipiente sellado.

Tradicionalmente, los granos de kéfir o búlgaros se pasan de generación en generación. "Mi tía me pasó sus granos de kéfir hace unos años", recuerda Claudia.

Para conseguir unos, pregunta a tus amigos o familiares,  también puedes encontrar en internet que algunas personas regalen sus búlgaros o los venden. Multiplica los tuyos para después, porqué no, compartirlos después.

Otros contenidos del dosier: Probióticos

Comentarios

Artículos destacados

Los beneficios del té de kombucha
Los beneficios del té de kombucha

Popular, sana y adictiva por su agradable sabor. Así es la kombucha, la bebida de la que todo el mundo habla. ¿Todavía no...

Leche de búlgaros: beneficios y preparación
Cómo adelgazar sin privarse
Peligros de las dietas en la fertilidad femenina
Propiedades benéficas del diente de león
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test