Nos adentramos en el mundo de la cerveza con Luis G. Balcells

-¿Por qué se considera a la cerveza la bebida de la felicidad?

-Benjamin Franklin dijo una vez: “la cerveza es la prueba de que Dios existe y desea nuestra felicidad”. Sin duda alguna, esta bebida tiene el mágico poder de unir a las personas estableciendo entre ellas un vínculo de amistad y buen rollo.

-¿Cómo te convertiste en un experto cervecero?

-En los últimos años he degustado miles de cervezas diferentes. Así que, a fuerza de insistir, no me ha quedado más remedio que convertirme en un experto. Llevo más de veinte años vinculado laboralmente al mundo de esta bebida, especializándome en los distintos procesos de elaboración. ¡Soy todo un apasionado de la cultura cervecera!

-¿Qué hace de esta guía que has escrito la definitiva?

-El lector que deguste “Cerveza. La bebida de la felicidad” encontrará clasificaciones mundiales, notas para degustar una buena cerveza, recetas deliciosas, sugerencias de maridaje, originales combinados, los distintos estilos existentes, rutas cerveceras de todo el mundo, anécdotas y curiosidades. Ningún tema relacionado con esta bebida queda fuera de sus páginas.

-¿Cómo debemos consumirla para que efectivamente sea beneficiosa para nuestra salud?

-Siempre bajo un consumo responsable. Prestigiosos estudios médicos, como los publicados por el Centro de Información Cerveza y Salud o la Organización Mundial de la Salud, recomiendan una ingesta moderada de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, en dietas hiposódicas por su bajo contenido en sodio y por su alto contenido en potasio.

-¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de catarla?

-Diversos factores: desde una buena conservación hasta la temperatura de consumo. Hay que tener en cuenta que la cerveza es un "ser vivo" y evoluciona con el paso del tiempo. Por ejemplo, es recomendable consumir las cervezas Lager lo más próximas a su fecha de elaboración. Sin embargo, las Ales precisan de un periodo de un mes en botella para alcanzar su punto de maduración óptima. Ya en la cata, es cuestión de dar rienda suelta a los sentidos.

-¿Hay diferencias entre hombres y mujeres respecto a la cerveza?

-La diferencia está marcada por los estudios médicos publicados de cómo afecta una bebida de baja graduación de forma diferente a los hombres con respecto a las mujeres. De ahí la recomendación de un consumo recomendable diario que es diferente.

-¿Cuál es, según tu criterio, la mejor del mundo y por qué?

-Apuesto por la Westvleteren 12, una ale dark trappist de doble fermentación elaborada en la abadía de San Sixtus (Bélgica). Es una cerveza densa, de color castaño oscuro y con una espuma blanquecina persistente. Tiene un sabor muy marcado por las distintas variedades de maltas empleadas. Al olfato, se percibe notas de brandy, caramelo y nuez moscada. ¡Increíble! Sin embargo, también valoro las circunstancias en que voy a degustar una cerveza. No es lo mismo probarlas a pelo o hacerlo en una comida delante de un plato concreto: si busco refrescarme me agrada hacerlo con una lager, como una Heineken por su forma particular de elaboración y las materias primas de gran calidad utilizadas. Pero si es comiendo, me agrada la alemana Paulaner Salvator o bien una de abadía belga como es la Affligem Tripel.

-¿Qué y de qué países debemos aprender?

-Según el tipo y el estilo de cerveza que deseemos degustar tenemos distintos enclaves importantes. Bélgica, por ser el país que vive por y para la cerveza, Alemania, por su rica variedad de elaboraciones lager, y Gran Bretaña, por la mística de sus pubs. Sin embargo, también deberíamos tener en cuenta otros países dónde se elaboran unas excelentes cervezas como Estados Unidos, Canadá o los Países Nórdicos.

-¿Podemos enseñarles algo?

-La cerveza artesana está de moda en España y se consolida con fuerza entre el gran público: la proliferación de marcas, pequeños fabricantes artesanales y un consumo cada vez más variado va ganando adeptos gracias al número creciente de cervecerías especializadas. Si algo podemos enseñarles, o compartir, es la pasión que hay en nuestro país por esta popular bebida.

-Se trata de una bebida que puede elaborarse en casa, ¿qué ventajas y desventajas tiene el hacerlo?

-Hace muchos años, el pan y la cerveza se elaboraban habitualmente en casa. Nuestra bebida, de hecho, era uno de los alimentos más importantes en cualquier familia. Hoy en día, claro, las cosas han cambiado, y elaborar cerveza se ha convertido en una afición para aquellos a quienes les gusta compartir algunas botellas con sus amigos, hacer un regalo original y diferente en un cumpleaños o una boda o, simplemente, disfrutar del arte de transformar el lúpulo en una bebida deliciosa. Y es que quien se decide a elaborar una buena cerveza casera tampoco se plantea hacer negocio con ello. Normalmente, se arremanga y se pone manos a la obra por el simple placer de degustar después el fruto de su propio esfuerzo.

-¿Podrías desvelarnos alguna curiosidad que no se sepa sobre este popular brebaje?

-Poca gente sabe que durante siglos hemos preferido beber cerveza antes que agua. Era más beneficiosa para nuestra salud. La explicación es sencilla: al elaborarla, el líquido se somete a altas temperaturas, cosa que lo libera de los gérmenes. Es decir, que además de ser la bebida ideal para saciar la sed, es idónea para evitar ciertas enfermedades. No se le puede pedir mucho más, ¿verdad?

Texto: Irene Díaz (EP)

Otros contenidos del dosier: Tipos de alimentos

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Café: alternativas sin cafeína
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test