Nuevos descubrimientos sobre los riesgos del consumo de leche para la salud

Por esta razón los investigadores de la Universidad de Uppsala, el Instituto Karolinska y la Agencia Nacional de Alimentos de Suecia se preguntaron si la recomendación en los países europeos y Estados Unidos de consumir tres tazas de leche al día o una cantidad equivalente de yogur, queso u otros productos lácteos –por ser una rica fuente de nutrientes esenciales para el crecimiento óseo tales como calcio, vitamina D y fósforo–  era científicamente válida.

El equipo de investigación citó la galactosa como una de las razones para su escepticismo. La galactosa es un azúcar simple que produce el organismo al descomponer la lactosa, el azúcar de la leche. Los estudios en animales han demostrado que la exposición crónica a galactosa causa "estrés oxidativo, inflamación crónica, neurodegeneración y disminución de la respuesta inmunitaria", afirman. Cuando los científicos quieren imitar los efectos del envejecimiento en animales, explican, les inyectan galactosa.

Los resultados

Entre las mujeres, el mayor consumo de leche no redujo el riesgo de sufrir fracturas sino que lo incrementó. En comparación con las mujeres que bebían menos de un vaso de leche al día, las mujeres que bebían al menos tres vasos diarios resultaron ser un 16 % más propensas a tener algún tipo de fractura y tener un 60 % más de probabilidades de sufrir una fractura de cadera.

Además, los investigadores observaron que las grandes bebedoras de leche –un mínimo de tres vasos por día–  tenían un 93 % más de probabilidades de morir durante el curso del estudio, un 90 % más de probabilidades de morir por enfermedad cardiovascular y un 44 % más de probabilidades de morir de cáncer en comparación con las mujeres que bebían menos de un vaso de leche al día.

Entre los hombres los efectos fueron menos dramáticos. Las probabilidades de morir durante el curso del estudio entre los hombres que bebían al menos tres vasos de leche al día fueron un 10 % más altas que en los hombres que bebían menos de un vaso de leche al día. La razón fue el aumento en un 16 % del riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. El consumo de leche en los hombres no tuvo relación con el aumento del riesgo de padecer cáncer o sufrir fracturas.

Lácteos fermentados: menos muertes prematuras y fracturas

El yogur y otros productos lácteos fermentados –kéfir, quesos– en cambio serían beneficiosos debido a una menor presencia de lactosa. Además, la bacteria Lactobacillus transformala lactosa en ácido láctico y al haber menos lactosa hay también menos galactosa. Entre las mujeres del estudio, aquellas que comían más alimentos lácteos fermentados tuvieron menos fracturas y una menor tasa de muerte prematura en comparación con las mujeres que consumían menos. Cada porción adicional correspondió con una reducción del 10 % al 15 % en el riesgo de ambas, según los investigadores. Sin embargo, los efectos para los hombres fueron "más modestos" o "inexistentes", de acuerdo al estudio.

Factores que se tuvieron en cuenta

En la investigación los científicos tuvieron en cuenta diversos factores que pudieran afectar negativamente la salud de los voluntarios, como el tabaquismo, el índice de masa corporal, la dieta y el ejercicio o el uso de suplementos dietéticos.

Sin embargo, los investigadores advierten que sería prematuro cambiar las recomendaciones dietéticas basándose exclusivamente en este estudio ya que se necesitan estudios a largo plazo para mostrar no solo asociación sino causa y efecto entre las altas ingestas de leche y los problemas de salud como los observados en este trabajo.

Factores que se ignoraron

Por ser los participantes en el estudio de ascendencia europea, los resultados no pueden aplicarse a las personas de otros grupos étnicos. Algunos expertos creen que en el resultado del estudio podrían haber influido ciertos factores que los autores ignoraron(2). Por ejemplo, la edad de los participantes cuando se inició el estudio –la edad de las mujeres era de 39 a 74 años y la de los hombres de 45 a 79–  hace predecible que un número significativo de voluntarios muriera en el transcurso de las dos décadas que duró el estudio. Otras voces también han señalado que en Suecia la leche se enriquece con vitamina A y que por esto el resultado no puede extrapolarse a otras partes del mundo.(2)

Recomendación de consumo diario de lácteos

En Estados Unidos el Departamento de Agricultura (USDA) recomienda beber tres vasos-raciones de leche por día. Sin embargo, en 2013, la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard recomendó limitar el consumo de leche y derivados lácteos a una o dos raciones diarias. La razón de esta limitación se debe, explicaron, a que ingestas elevadas de lácteos podrían aumentar el riesgo de aparición de cáncer de próstata y posiblemente de cáncer de ovario.

En España(3) se recomienda un consumo diario de tres a cuatro raciones de leche y derivados –leches fermentadas, yogur, queso–  según la edad y situación fisiológica (por ejemplo embarazo o lactancia) para lograr el aporte suficiente en proteínas, lactosa, vitaminas y calcio. Una ración de lácteos equivale a un vaso de leche grande (250 cc o un cuarto de litro), 2 yogures, 40 g de queso curado o de 80 g a 100 g de queso fresco.

Fuentes:

1- British Medical Journal

2- CNN México

3- Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Guía de la alimentación saludable

Otros contenidos del dosier: Tipos de alimentos

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Café: alternativas sin cafeína
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test