El Plato del Buen Comer

¿Alguna te has preguntado cuál es la función de alimentarte o si lo estás haciendo bien? Casi podemos asegurarte que las más de las veces comes por mero instinto: te preparas un huevo en la mañana, un pescado empanizado por la tarde y en la noche unas quesadillas... o pides pizza. Sin embargo, la acción de alimentarse no significa “comer por comer” y llevarnos a la boca lo primero que nos pongan enfrente o lo que se nos antoje. De lo que se trata es de hacer una selección de los alimentos adecuados para lograr una nutrición correcta y que nuestro organismo funcione de manera óptima; además, esto nos ayuda a cerrarle el paso a las enfermedades, ¿lo habías pensado antes? Para eso se creó el Plato del Buen Comer.

Generalmente nuestro proceso de alimentación se basa en la experiencia del primer hogar; luego vienen nuestros gustos y circunstancias de vida, a lo que agregamos la aportación de nuestra cultura. Pero si sólo nos quedáramos con ello, definitivamente no lograríamos el objetivo de nutrirnos adecuadamente. Por eso se creó el concepto de Plato del Buen Comer –establecido en la Norma Oficial Mexicana NOM-043 de los Servicios Básicos de Salud–, que es una representación gráfica de los tres grupos de alimentos: verduras y frutas; cereales y tubérculos; leguminosas y alimentos de origen animal, a fin de integrar una dieta correcta, adecuada a nuestra cultura, costumbres, necesidades y posibilidades personales.

Plato del Buen Comer: para las necesidades nutricionales del mexicano

El Plato del Buen Comer ha sido diseñado por expertos en nutrición y conocedores de las necesidades de la población mexicana; representa una útil y sencilla guía que tiene como cualidades:

  • Explicar –por sí sola– la clasificación de alimentos. Con echarle un vistazo, te darás cuenta que todos los alimentos son importantes, pero su consumo varía de acuerdo con el color en que están clasificados.
  • Ejemplificar cómo combinar y variar la gama de alimentos, así como el intercambio de estos en cada tiempo de comida (desayuno, comida y cena) para “asegurar el aporte de nutrimentos al organismo y evitar enfermedades como la obesidad, diabetes, desnutrición, hipertensión y otras”, de acuerdo con la Secretaría de Salud.
  • Darnos una idea de las cantidades correctas del consumo de un alimento. Por ejemplo, ilustra un huevo, una pieza de pollo, un vaso de leche o una rebanada de melón.
  • Proporcionar recomendaciones para integrar una dieta correcta para todos los grupos de población.

Todos los países en el mundo tienen una representación gráfica de este tipo, como la pirámide alimenticia 3D en Alemania, la pagoda china o el trompo giratorio en Japón, que ponen énfasis en los alimentos de la región y en las necesidades específicas de su población. En México se pensó en el Plato del Buen Comer porque ayuda a “demostrar que ningún alimento es más importante o mejor que otros, todos son importantes porque cada uno de ellos cumple con su función específica”, señala el mismo organismo gubernamental.

 El Plato del Buen Comer a detalle

El Plato del Buen Comer se divide en tres colores: rojo, amarillo y verde. En el rojo se encuentran los productos de origen animal y leguminosas. Hay un fondo naranja para diferenciar a las leguminosas, y esto significa también que pueden comerse un poco más que las carnes pero, en ambos casos, su consumo debe ser limitado. En el color amarillo se encuentran los cereales, que deben comerse de forma suficiente, pero con moderación. En el verde se ubican las frutas y verduras. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, han de consumirse, al menos, cinco porciones o piezas al día de éstas, o lo equivalente a 400 gr.

Así, para mayor detalle, cada división tiene las siguientes características:

Alimentos de origen animal. Proporcionan proteínas, indispensables para el crecimiento y desarrollo de los músculos, calcio, hierro, fósforo, vitaminas del complejo B, vitamina B12 y zinc, entre otros minerales. Algunos ejemplos: aves, pescados, carnes rojas y blancas, leche y derivados, embutidos, quesos y yogur.

Leguminosas. Semillas que aportan una alta cantidad de proteínas y energía. Ejemplos: frijol, haba, lentejas, alubias, chícharos y  garbanzo.

Cereales y tubérculos. Pertenecen a las gramíneas, plantas que contienen almidón, lípidos, hidratos de carbono, sales minerales, y celulosa. Ejemplos: arroz, maíz, trigo, avena, entre otros. Los tubérculos incluyen las papas y el camote.

Frutas y verduras. Ayudan a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles -por su contenido de vitaminas, antioxidantes y minerales;- y a garantizar un consumo diario suficiente de fibra.

Es importante conocer la clasificación de las verduras:

  • Raíz: nabos, rábanos, zanahorias y otros.
  • Bulbos: ajos, cebollas, betabel (o remolacha) y otros.
  • Tallo: espárragos, poro (puerros) y otros.
  • Hoja: lechuga, apio, espinacas, acelga, col, berros y otros. , acelga, apio, col, espinaca y lechuga.
  • Flores: alcachofa, brócoli o coliflor.
  • Fruto: calabazas, pepino, pimiento, jitomate y más.

 Para finalizar, en el Plato del Buen Comer se enfatiza que “la alimentación correcta debe ser completa (que incluya por lo menos un alimento de cada grupo en cada desayuno, comida y cena), equilibrada (que los nutrimentos guarden las proporciones entre los alimentos de los tres grupos), suficiente (para cubrir las necesidades nutricionales de cada persona de acuerdo con su edad, sexo, estatura, actividad física o estado fisiológico), variada (que incluya diferentes alimentos de los tres grupos en cada tiempo de comida), higiénica (que se preparen, sirvan y consuman con limpieza) y adecuada a los gustos, costumbres y disponibilidad de los mismos”.

Comer bien es más sencillo de lo que imaginas, sólo necesitas echarle un vistazo al Plato del Buen Comer y empezar a combinar los alimentos. ¡Provecho!

TE RECOMENDAMOS:

¿Dietas de moda o la moda de las dietas?

Baja de peso sin perder la salud con una buena nutrición

Nutrición correcta para conservar la salud

Alimentos crudos. Comer o no comer

La dieta anti-inflamatoria: ¿qué alimentos comer y cuáles evitar?

Otros contenidos del dosier: Comidas diarias

Comentarios

Artículos destacados

Un mes comiendo "comida real"
Un mes comiendo "comida real"

Carlos Ríos, experto en nutrición y autor del blog "Realfooding", forma parte de una nueva generación de...

Conoce los increíbles beneficios de la linaza
Miel medicinal Maya
Leche de búlgaros: beneficios y preparación
Beneficios para la salud del jengibre
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test